Mazda 6

Tras cinco años entre nosotros, el Mazda 6 estrena generación y qué mejor escenario que el Salón de Frankfurt. El modelo japonés se reinventa con una berlina más deportiva, más confortable y donde el confort de marcha toma mayor protagonismo.
-
Mazda 6
Mazda 6

Mazda se presenta en el Salón de Frankfurt con la seguridad que da haber hecho los deberes. Nos sorprende con la nueva generación de su berlina 6, un modelo que gana atractivo y deportividad respecto al que se encuentra actualmente a la venta.

Es cierto que, siguiendo la tendencia de sus contricantes en el segmento de las berlinas medias, crece en sus dimensiones, pero el aumento en centímetros no es demasiado. Es cuatro centímetros más largo, uno más alto y apenas medio más ancho. Quizás lo más notable sea el incremento de la distancia entre ejes, ahora cinco centímetros mayor, algo que revierte en un espacio interior más desahogado (+13 mm en el espacio para las piernas de las plazas traseras y algo más de anchura delante y detrás).

No obstante, en cuanto a longitud, se sitúa en la media del segmento, siendo algo más pequeño que Ford Mondeo o Volkswagen Passat y superando al recién estrenado Renault Laguna.

Lo primero que nos llama la atención del nuevo Mazda 6 es su diseño. No se ha dado un giro radical, pero se ha logrado una estética más agresiva y deportiva, con un morro más afilado y una carrocería más musculosa, llena de curvas y aristas. Este trabajo se deja notar en el coeficiente aerodinámico, que se ha visto mejorado situándose en 0,27 para las versiones de cuatro y cinco puertas y en 0,28 para la carrocería familiar.

Esta estética deportiva quiere tener reflejo en la conducción. Por eso, los ingenieros de la marca nipona han redoblado esfuerzos para dotar de mayor dinamismo al Mazda 6, sin descuidar el agrado de conducción, uno de los pilares del fabricante.

Se han realizado ciertas modificaciones en el chasis, en los frenos y en la dirección para tal fin. Las suspensiones han sido revisadas. La delantera monta el trapecio inferior a un sub-chasis que se une a la carrocería mediante seis puntos (en lugar de los cuatro habituales) con lo que se reducen ruidos y se mejora el confort de marcha. Al mismo tiempo, la suspensión trasera se ha rediseñado para disminuir la elevación en las frenadas y se han montado los amortiguadores más verticales.

En el apartado de los frenos, destaca la introducción de discos más grandes y de un cilindro maestro de mayor diámetro. Resultado: mejor tacto, comportamiento más controlable y distancias de frenado inferiores (39 metros desde 100 km/h).

En cuanto a la dirección, destaca la utilización de asistencia eléctrica y el abandono de la habitual ayuda hidráulica. Los motivos de Mazda son contundentes: se mejora el confort a bajas velocidades, se aumenta la precisión y se ahorra combustible (en torno a un dos por ciento).

También cabe reseñar la dieta que ha recibido el modelo nipón, que, gracias al uso de aceros de alta resistencia y de resistencia ultra alta, ha perdido peso y ha ganado rigidez torsional (un 30 por ciento más en el cinco puertas, un 25 por ciento más en el station wagon y un 14 por ciento más en el cuatro puertas).

Los motores que equipa el actual Mazda 6 se mantienen en esta nueva generación, con ciertas mejoras. Así, el 1.8 de 120 CV de gasolina y el 2.0 Diesel de 143 CV reducen el consumo y las emisiones. A estos se unen el ya conocido 2.0 de 147 CV y el estreno de un nuevo 2.5 de gasolina que anuncia 170 CV de potencia. Este motor toma como base el 2,3 de la marca, cuenta con pistones de mayor diámetro y carrera más larga y se han introducido mejoras en su admisión y escape. Gracias a esta introducción, se gana en respuesta en la zona media del cuentarrevoluciones, la más usada por un conductor convencional.

En el interior se ha intentado aplicar la filosofía “Tsukurikomi” (calidad incorporada), con una optimización de la postura al volante, mejores materiales y todo más a mano gracias al sistema CF-Net (Red Interfuncional), que, a través de una serie de interruptores en el volante, permite el manejo del navegador, el equipo de sonido, el aire acondicionado y el ordenador de viaje.

Llaman la atención un cuadro de instrumentos que recibe al conductor encendiéndose de abajo a arriba "como si se despertara", según sus diseñadores" y unos interruptores que se encienden cuando se pulsan y vuelven a bajar su intensidad al cabo de unos segundos. Todo está pensado para que los traslados, grandes o pequeños, se realicen con una elevada sensación de calidad y agrado.

El nuevo Mazda 6 llegará a los concesionarios españoles de la marca en el mes de noviembre, desconociéndose, por el momento, los precios de venta al público.

Galería relacionada

Mazda 6 2007

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...