Maserati Quattroporte 2013

Lujo y deportividad se dan la mano en el renovado Maserati Quattroporte. El gran turismo italiano, que se mostrará en Detroit a principios de enero, estrena su sexta generación y se señala como el más potente de su historia. Una joya al alcance de muy pocos… pero nada nos impide soñar.
-
Maserati Quattroporte 2013
Maserati Quattroporte 2013

El Salón del Automóvil de Detroit ha sido la cita escogida para presentar la sexta generación del Maserati Quattroporte. Aerodinámica, mecánica, estética, tecnología… son mucho los apartados que la marca ha pulido esta nueva entrega, llevando al rival del Porsche Panamera y del Aston Martin Rapide a un plano superior. Pero empecemos por el principio.

Maserati se enorgullece de haber concebido en el Quattroporte 2013 el más potente de sus retoños. El nuevo V8 de 3,8 litros, aunque de menor cilindrada que su predecesor, rinde 80 CV más que la versión Sport GT S, llegando hasta los 530 CV. Así, esta bestia transalpina alcanza los 307 km/h de velocidad máxima y acelera de cero a cien km/h en 4,7 segundos, marcas jamás alcanzadas por este modelo. Estas se consiguen, en parte, por la reducción de peso a la que ha sido sometido, a base del uso del aluminio que confecciona carrocería, algunos elementos del chasis, así como los amortiguadores y la dirección. También lo hace la mejorada aerodinámica, que no sólo se ha conseguido con el nuevo diseño, sino también con modificaciones en la parte baja del vehículo y que han permitido reducir el coeficiente aerodinámico en un 12 por ciento, pasando de 0,35 Cx de la anterior generación a 0,31 Cx.

La oferta mecánica del Maserati Quattroporte 2013 se completa con el V6 de 3,0 litros y 410 CV. Esta versión de menor potencia, no deja de alcanzar prestaciones de infarto: aceleración de parado a 100 km/h en 4,9 segundos y 285 km/h de punta. Ambos propulsores se asocian a un único cambio automático secuencial, el 2F AT8-HP70, de ocho velocidades en el que se ha mejorado la transición entre marchas a fin de mejorar prestaciones y consumo. Asimismo, se puede optar por asociarlo a la mejorada tracción total AWD o la propulsión trasera. Este cambio permite escoger entre cinco modos de conducción: Auto Normal, Auto Sport, Manual Normal, Manual Sport y el novedoso Increased Control and Efficiency I.C.E, con el que se consigue la máxima eficiencia. Como es de esperar, el menos ‘gastón’ de los motores es el 3.0 V6 que fija el consumo en ciclo mixto en 10,5 l/100 km y las emisiones en 244 gr/km de CO2.

Los amortiguadores Skyhook, que pueden ser controlados electrónicamente de manera independiente, y los frenos de discos perforados firmados por Brembo completan el conjunto mecánico.

Los cambios estéticos se limitan a ciertos acentos, con los que la sexta generación del Quattroporte adquiere un carácter más agresivo, siguiendo la línea de los renovados GranCabrio y GranTurismo. Las ópticas, con tecnología bixenon y LED de tipo diurno, son más afiladas, y también se ha rediseñado la parrilla, ahora más aristada. En general, los nuevos elementos lo hacen ganar en músculo, tanto en el capó, como en los laterales y la zaga. Además, el nuevo Quattroporte ha crecido en tamaño respecto a su predecesor. El gran turismo italiano mide 5.262 mm de largo –frente a los 5.097 mm de la anterior generación) y también es más ancho, 1.948 mm, y ligeramente más alto, 1.481 mm. La distancia entre ejes experimenta un notable cambio, pasando de 3.064 mm a los 3.171 mm, dando diez centímetros más de espacio a las plazas traseras y haciendo ganar capacidad al maletero: 530 litros. El habitáculo, continuista con la sobriedad exterior, ha sido confeccionado en piel y suma inserciones en madera y metalizadas.

Al sobrio diseño que lo caracteriza, se le une la más avanzada tecnología al servicio de la seguridad, el confort y el entretenimiento. De serie cuenta con ABS, distribuidor electrónico de frenada EBD, control de tracción ASR o asistente a la frenada de emergencia BAS. No obstante, la novedad es el sistema de estabilidad electrónica Maserati Stability Program (MSP), que se vale de numerosos sensores que determinan si el conductor necesita ayuda o no, valorando las condiciones de la conducción.

En lo que a equipamiento se refiere, esta belleza transalpina disfruta de serie de asientos calefactados en piel y con regulación eléctrica en hasta doce posiciones, climatizador bizona y controlador de velocidad de crucero. La joya, sin embargo, es el Maserati Touch Control (MTC), que se vale de un display de 8,4 pulgadas desde el que pueden controlarse diversos sistema del coche como la calefacción o la ventilación de los asientos, así como el sistema de audio, el navegador, o lector de DVD. Este dispositivo incluye conexión USB, lector de trajetas SD, toma auxiliar y conexión con dispositivos Apple. De forma opcional, se puede dotar al Quattroporte de tecnología WLAN con acceso a Internet y del avanzado sistema de sonido Premium Surround System desarrollado por Bowers & Wilkins de quince altavoces. Por si esto no fuera suficiente, la berlina deportiva incluirá, a partir de marzo de 2013, la posibilidad de integrar dos pantallas LCD de 10,2 pulgadas para las plazas traseras completamente independientes y con un reproductor compatible con múltiples formatos.

Galería relacionada

Maserati Quattroporte 2013

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...