Publicidad

Lamborghini Aventador LP 750-4 SV, misil italiano

Se pondrá a la venta esta primavera y los que quieran poseerlo deberán ser afortunados ya que habrá que desembolsar casi 450.000 euros. Se trata de la última criatura que con el apellido SV pone en escena la firma de Sant’Agata Bolognese, el Aventador LP 750-4.
Jesús Aguado.

Twitter: @jag_autopista -

Lamborghini Aventador LP 750-4 SV, misil italiano
Lamborghini Aventador LP 750-4 SV, misil italiano

Como es tradición en la marca italiana cuando un modelo lleva apellido SV (de Superveloce), la cosa viene marcada por un ADN de deportividad todavía más acentuado del que cualquier Lamborghini "normal" pueda tener.

El Aventador LP 750-4 es la propuesta que la firma italiana hace para sus más adeptos seguidores y, según afirman sus responsables este modelo "rinde homenaje a sus propietarios más apasionados y a la comunidad de fans".

En su diseño se ha hecho especial hincapié en una de las armas más efectivas en un deportivo: la reducción del peso. Para ello, la fibra de carbono está presente en múltiples elementos como el monocasco del coche, los paneles de las puertas, el alerón, los asientos deportivos, etc... Con esta dieta tan estricta se ha conseguido detener el fiel de la báscula en los 1.525 kg (una diferencia de unos 50 kg con respecto a un Aventador) y conseguir una excelente relación peso/potencia de 2,03 kg/CV lo que no está nada, pero que nada mal.

El motor es el V12 atmosférico de sus hermanos, sólo que convenientemente revisado y puesto a punto para conseguir 750 CV de potencia a 8.400 rpm (100 rpm antes del limitador de régimen) y un par máximo de 70,4 mkg a 5.500 rpm. Con este peso y esta potencia, las prestaciones son, evidentemente, de alto nivel: 2,8 segundos para alcanzar los 100 km/h partiendo desde parado, 8,6 para llegar a los 200 km/h y 24 segundos hasta que el velocímetro marca 300 km/h, y más de 350 km/h de velocidad máxima. Evidentemente, el hecho de contar con tracción total con un embrague tipo Haldex de cuarta generación y un autoblocante mecánico en el tren trasero y uno electrónico en el delantero hacen que esto sea posible ya que el sistema se encarga de repartir el par motor de la forma más efectiva posible para transmitir al suelo toda la potencia que llega a las ruedas. La caja de cambios automática de siete velocidades también pone su "granito de arena" puesto que el conductor sólo tiene que preocuparse de pisar el acelerador para que el coche consiga estas prestaciones. El sistema de escape también es nuevo, con un peso contenido, y diseñado para que el sonido procedente del motor sea desde una sinfonía a baja velocidad hasta un "rugido" cuando aceleramos a fondo y vamos deprisa.

Pero de nada vale tener un peso contenido y unas buenas dosis de potencia si luego el coche no tiene un comportamiento dinámico de primer orden. Para ello, el Aventador LP 750-4 SV cuenta con una suspensión "push-rod" con doble triángulo y amortiguación magnetoreológica (el fluido del interior del amortiguador reacciona mediante un campo magnético) que ajusta cada rueda individualmente al terreno y a cada curva. La dirección - LDS (Lamborghini Dynamic Steering)- es de nueva factura, con regulación y desmultiplicación variable dependiendo de la velocidad y del modo dinámico seleccionado: Strada, Sport y Corsa.Según la marca la aerodinámica se ha mejorado, en cuestión de eficiencia, en un 150 por ciento. El alerón trasero se puede poner, manualmente, en tres posiciones, regulando el ala hasta en 15 grados.

 

También te puede interesar

Salón de Ginebra 2015