Publicidad

Nuevo Kia Sportage

Diversos cambios estéticos y mecánicos protagonizan el nuevo Kia Sportage, que trata de mantener la esencia del SUV que es, a la par de adaptar todo lo posible su comportamiento a las exigencias de la ciudad.
-
Nuevo Kia Sportage
Nuevo Kia Sportage

Los cambios estéticos del Kia Sportage, marcados por la novedosa parrilla con la que la marca coreana va a dotar a sus nuevos modelos, lo convierten en un SUV muy atractivo, a la par de funcional. Sus medidas cambian, ya que es más largo, ancho y bajo que su predecesor, elementos que sin embargo no afectan a una posición de conducción que sigue siendo dominante. Esta nueva imagen más estilizada no solamente responde a conceptos estéticos, ya que se observa una mejora sensible en el coeficiente aerodinámico del vehículo, que pasa de 0,4 a 0,37. Se mejora sustancialmente también la insonorización del interior del vehículo, haciendo la vida dentro del nuevo Kia más cómoda.

En lo que al interior se refiere, el Sportage también presenta novedades, las cuales siguen la línea deportiva marcada por su imagen externa. Destaca un salpicadero ancho en los extremos que se estrecha en el centro para alojar una llamativa consola central. La sensación de espacio interior es mayor que la del anterior Sportage, siendo su capacidad de carga (564 litros con los asientos traseros ocupados y 1.353 con estos plegados) uno de sus puntos más fuertes, pese a ofrecer cifras similares al anterior modelo.

Una vez que el nuevo Kia Sportage llegue a los concesionarios, lo cual sucederá entre el verano y el otoño, se podrá elegir entre dos motores de dos litros, uno Diesel con 136 CV y otro de gasolina de 163 CV, a los que se añadirán antes de que acabe el año un 1.7 Diesel (115 CV) y un 1.6 GDi (140 CV) de gasolina. De serie, todos los motores vendrán con un cambio manual de cinco o seis velocidades, según el modelo, aunque siempre existirá la opción de incorporar un cambio automático de seis relaciones, que además se podrá accionar con levas situadas tras el volante.

Se puede optar también por un sistema de tracción 4x2 o 4x4, según el uso que se le vaya a dar al Kia Sportage. Para los clientes que conducen por carretera la mayor parte del tiempo, el sistema de dos ruedas motrices tiene la ventaja de un menor peso, aceleración más rápida, una mayor economía de combustible y una buena capacidad de tracción, asistida por el sistema de control de tracción, que viene instalado de serie. La tracción integral es el sistema ideal para aquellos que deben conducir habitualmente en condiciones difíciles o transportando remolques.

La principal novedad en este apartado es la inclusión de una dirección eléctrica, que mejora sustancialmente la sensibilidad y precisión al volante, favoreciendo sobre todo la conducción en ciudad. En lo que se refiere a la seguridad, el ESP, así como control de arranque en pendiente y en descensos pronunciados, vienen incorporados de serie. En el capítulo de opciones se puede incorporar una cámara de visión trasera, acceso sin llave, arranque por botón o xenón en los faros. Sin embargo, entre los sistemas opcionales más interesantes se encuentra el sistema de control de la presión de los neumáticos (TPMS), que avisa al conductor del descenso de la presión si alguna de las ruedas sufre una caída de presión superior al 25%.

Galería relacionada

Kia Sportage 2011