Honda FCX Clarity

La tecnología de pila de combustible ya está en la calle. Honda ha presentado su primera versión matriculable del FCX denominada Clarity. Se trata de un vehículo eléctrico alimentado por hidrógeno que genera cero emisiones contaminantes y que será puesto a la venta en muy pequeña escala en EE.UU.
-
Honda FCX Clarity
Honda FCX Clarity

En este momento de incertidumbre ecológica en el que nos encontramos, una de las tecnologías que más futuro tiene es la de la pila de combustible. Este sistema transforma el hidrógeno en electricidad generando, como único residuo, unas inocentes y limpias gotas de agua. Muchos son los caminos que se están explorando en busca del vehículo de cero emisiones, aunque, de todos ellos, la pila de combustible parece que puede ser lo más fiable, limpio y eficiente. Sin embargo, aunque se ha avanzado mucho y funciona a la perfección, se podría decir que todavía nos encontramos en la prehistoria de este sistema.

Honda ha sido una de las marcas que no sólo ha apostado por la pila de combustible, sino que más ha avanzado en este campo. Con su concept FCX mostró al mundo que es posible, que las necesidades de transporte del hombre pueden satisfacerse a la vez que se respeta a la naturaleza. Pero estamos en el principio, y ellos mismos reconocen que todavía queda mucho camino por recorrer; con todo, su sistema Honda V-Flow es uno de los mejores y más avanzados del mundo.

Tras las dos variantes FCX, llega una tercera denominada FCX Clarity que se ha presentado en el Salón de los Ángeles. Se trata de un modelo adaptado para la calle que Honda “cederá” a un número limitado de clientes particulares del Sur de California (que no llegarán a la decena), con un leasing a tres años de 600 dólares al mes, incluyendo el mantenimiento y el seguro. Se trata de un coche con motor eléctrico de 100 kW, que genera 26,1 mkg de par y alimentado por hidrógeno. La conversión entre hidrógeno y electricidad tiene lugar en la pila de membrana de intercambio protónico fabricada y desarrollada por Honda.

El funcionamiento es muy “simple”: en la pila de combustible, el hidrógeno se mezcla con el oxígeno atmosférico, generando la energía que mueve el motor eléctrico. De esta unión también se produce una pequeña parte de agua en forma de vapor, que se deja escapar sin mayores consecuencias. También se genera energía de la recuperación en fase de frenado, que se almacena en unas baterías de iones de litio y complementa la potencia cuando el las situaciones de la conducción lo precisa.

Así, el FCX Clarity sólo emite agua, con una autonomía suficiente para moverse con soltura o la posibilidad de generar electricidad para alimentar las necesidades energéticas de una casa, de momento, más en potencia que en duración… pero llegará. Sin duda que esta tecnología por sí sola ya funciona, pero depende de aspectos importantes como la necesidad del hidrógeno, elemento que a día de hoy ningún suministrador de carburante ofrece. Hablamos de futuro, y cada vez está más cerca.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...