Honda CR-Z Mugen

Tecnología híbrida, diseño superagresivo, el atractivo típico de un coupé... ¿de qué coche estamos hablando? Del nuevo Honda CR-Z Mugen. Ligeras modificaciones en el motor de gasolina 1.5 y grandes cambios en la estética exterior e interior, sus principales señas de identidad.
-
Honda CR-Z Mugen
Honda CR-Z Mugen

El célebre Festival de Velocidad de Goodwood (Reino Unido) ya calienta motores. Una de las novedades destacadas será el CR-Z Mugen, una versión especial del conocido coupé híbrido, en cuyo desarrollo han participado Honda y la compañía japonesa Mugen, especializada en la preparación de coches deportivos de diversa índole.

En el apartado mecánico, la principal novedad la encontramos en el motor de gasolina de 1,5 litros. Su potencia original de 114 CV aumenta hasta los 200 CV, gracias a la sobrealimentación por compresor y a varios ajustes en la centralita electrónica. El par motor también aumenta hasta los 24,98 mkg. Del pequeño motor eléctrico de unos 14 CV de la versión de calle no hay noticia alguna, por lo que en ciertos momentos el Honda CR-Z Mugen rendirá unos caballos extra a los citados 200 CV.

Respecto a datos de prestaciones, aún no se han hecho públicas las especificaciones oficiales, pero es de esperar una notable mejora en esta versión Mugen respecto al CR-Z de producción. Lo que sí se ha asegurado es que el CR-Z Mugen conserva los tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport. La diferencia en cada uno de ellos estriba principalmente en la respuesta del motor de combustión, la curva de asistencia del módulo eléctrico en función del grado de presión del pedal del acelerador, la dureza de la dirección y la potencia del climatizador. En modo Sport, además, la iluminación del velocímetro pasa a rojo. En Eco, el sistema Start-Stop de parada y arranque automáticos del motor para antes el motor de gasolina cuando detecta que vamos a detenernos.

Otros cambios destacados que aporta este Honda CR-Z Mugen son un alerón ajustable, un sistema de suspensión con reglaje regulable de amortiguadores, unas llantas de aleación específicas de 17 pulgadas de diámetro y un uso desmesurado de la fibra de carbono en diversas partes del vehículo -el capó, por ejemplo-, con lo que se consigue ahorrar unos cuantos kilos frente a la báscula, concretamente 50 kg. Ya en el interior, el habitáculo mezcla elementos propios de un coche de calle con los de uno de carreras, entre los que destaca los asientos de competición firmados por el especialista Recaro.

Galería relacionada

Honda CR-Z Mugen, al detalle

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...