Publicidad

GT by Citroën

Next level. El GT by Citroën da el salto de pantalla, del mundo virtual de los videouegos a la realidad de las calles de Madrid. Nos subimos a bordo de uno de los deportivos biplaza más espectaculares del momento.
-
GT by Citroën
GT by Citroën

Puertas con mecanismo de abertura de tipo élitro o insectoide, líneas estéticas impresionantes, recursos aerodinámicos más propios de la tecnología aeroespacial... así nos recibió el GT by Citroën en la céntrica Calle de Velázquez. Multitud de transeúntes se aglomeraban a su alrededor. Fotos, vídeos, comentarios, caras de admiración... el superdeportivo francés no pasó inadvertido en su visita a Madrid.

Sus impresionantes medidas ya son todo un reclamo para fijar la mirada en él. Lo primero que llama la atención es su corta altura, con apenas 1,09 m que se levantan sobre el suelo. Sus 2,08 m de ancho y sus casi cinco metros de longitud ya son toda una pista de todo el universo virtual que esconde en su interior. Nos acercamos a él y empezamos a mirar de cerca su futurista carrocería fabricada en fibra de vidrio y carbono. La parte trasera nos impactó sobre manera, con un difusor de aire y un faldón cuyas sinuosas formas nos recuerdan a las típicas naves espaciales de La Guerra de las Galaxias... ¿Y qué tal el calzado? Llantas de aleación de 21 pulgadas de diámetro montadas en unos neumáticos de medidas 245/35 delante y 295/35 detrás.

Abrimos sus puertas y... ¡sorpresa! Darth Vader no estaba en el interior. Nos agachamos muchísimo para acceder al habitáculo -el complicado acceso, quizás su único pero-. Nos acomodamos en los asientos bacquet de cuero dotados con arneses de seguridad de seis anclajes y empezamos a examinar con minuciosidad el suntuoso habitáculo. Salpicadero bañado en cobre y en acero con efecto tridimensional, un túnel de separación entre el conductor y el acompañante donde se ubican todos los mandos -desde ellos, se pueden manejar la gestión de potencia del motor, los ajustes de sonido, de suspensiones, limpiaparabrisas, luces, etc.,- y un volante de forma achatada en su parte superior e inferior al estilo de un monoplaza de F-1 son los principales elementos que configuran su interior.

Es momento de empezar nuestra partida, perdón, de comenzar a circular. Un botón de arranque da lugar a un tremendo estruendo. El GT by Citroën del mundo real nada tiene que ver con la versión que aparece en el Gran Turismo 5, al menos en lo que a mecánica se refiere. En la ficción, el superdeportivo francés sólo emite el típico silbido de un coche eléctrico, al ser impulsado por un motor eléctrico de casi 800 CV que utiliza la electricidad generada por una pila de combustible de hidrógeno. Preguntamos al ingeniero que se sentaba a nuestro lado y no nos detalla el tipo de propulsor, pero por el enorme rugido, suena a V10. 'Tal vez', nos comenta nuestro compañero de viaje.

Seguimos acumulando kilómetros. El GT by Citroën continuaba siendo el centro de atención en las calles de la capital. Una auténtica lástima que sólo pudiésemos saborearlo en un recorrido urbano, porque este vehículo promete un potencial que sólo se puede exprimir con total libertad y diversión en un circuito, su auténtico hábitat natural. La única unidad real de este supercoche muestra maneras y ¡vaya maneras! para convertirse en uno de los automóviles más impresionantes del momento. Que tiemblen Lamborghini, Ferrari y Aston Martin porque pueden tener un duro rival en los próximos años.

De forma oficial, la firma francesa ha descartado que lo vaya a comercializar, pero otras fuentes bien informadas nos han indicado que hay coleccionistas de coches muy interesados en él, con una producción limitada a no más de 20 unidades.

Una vez más, la delgada línea de separación entre lo irreal y lo real vuelve a ser casi imperceptible. Mientras tanto, tendremos que seguir acumulando horas delante de la PlayStation para poder disfrutar de su conducción.

¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.

Galería relacionada

El GT by Citroën visita Madrid.