Publicidad

Gama Volvo DRIVe

Volvo se suma a la moda verde con su gama DRIVe, compuesta por los modelos C30, S40 y V50, todos ellos Diesel y retocados para conseguir unas emisiones de CO2 inferiores a 120 gr/km. Dependiendo del mercado y del coche, el incremento de precio oscilará entre 150 y 450 euros.
-
Gama Volvo DRIVe
Gama Volvo DRIVe

Se presentarán en octubre, durante el Salón de París, y su producción comenzará a mediados de noviembre. Los tres están dotados de la motorización 1.6D y consiguen unas emisiones de 115gr/km, en el caso del C30, y 118 gr/km en los S40 y V50. Entre las medidas adoptadas para lograr tan bajos niveles se han tocado apartados como la aerodinámica, la resistencia de rodadura, los desarrollos y algunos componentes mecánicos. Los clientes podrán, además, optar por una amplia lista de equipamiento.

Para optimizar la aerodinámica se ha reducido la altura de la carrocería aproximadamente 10 milímetros, asimismo se ha incorporado un faldón delantero en los S40 y V50 idéntico al que llevan las versiones deportivas T5. La parrilla está cubierta con un panel que mejora los flujos de aire en el vano motor. Delante de las aletas delanteras hay sendos deflectores que canalizan el flujo de viento. Lo más llamativo a simple vista son las llantas, cuyo diseño casi lenticular reduce entre un 10 y un 15% la resistencia aerodinámica. Con este mismo fin, los bajos están carenados. En el caso del C30, se ha incorporado, en la zona trasera, un pequeño alerón específico, así como un nuevo parachoques. En el S40, podemos deflector posterior que también equipan los S40 T5 y D5.

Incluye tu comentario sobre este artículo o sobre otros que publica Autopista.es. Los más interesantes se publicarán en el correspondiente número semanal de la revista Autopista.

Por otra parte, los desarrollos del cambio en 3ª, 4ª y 5ª se han alargado, lo que contribuye a un ahorro del 1,5% en el consumo de combustible. El aceite empleado en la transmisión es de menor fricción que en los modelos convencionales y reduce un 0,75% el consumo, a lo que hay que sumar una mejora del 2% gracias a los nuevos neumáticos de baja resistencia de rodadura. Otras medidas afectan a la refrigeración y a la gestión electrónica del motor, que se ha optimizado, así como a la dirección asistida. En el cuadro de instrumentos se ha añadido un indicador de cambio de velocidad, para indicar al conductor el momento adecuado de subir o bajar marcha.