Publicidad

Ford Evos

Se presentará como concepto en el Salón de Francfort pero ya en el Salón de Detroit veremos sus primeras plasmaciones en futuros modelos de serie. Mientras tanto, impresionan las líneas maestras de este Evos de Ford, que sorprende por un futurista interior cargado de soluciones para hacer la vida más fácil a sus usuarios. Hemos estado en Berlín para contártelo de primera mano.
-
Ford Evos
Ford Evos

El Ford Evos tiene una longitud de 4,50 metros, una anchura de 1,97 y una altura de 1,36, con una batalla de 2,74 metros. Es poderoso en su puesta en escena, impresiona con su frontal que entronca con los muscle cars americanos, viniéndose a nuestra mente en primer lugar el Mustang, aunque aquí no encontremos ningún caballo –todavía- en su desnuda parrilla de rejilla.  En este frontal lo más notable es la nueva ‘cara de Ford’ de la marca, con su parrilla trapezoidal en posición más elevada, y el diseño se caracteriza por el uso de elementos gráficos muy atrevidos como las extremadamente finas luces frontales.

Casi tan llamativo como el frontal del Ford Evos es su perfil rematado por una poderosa parte trasera, con aire de coupé, con un marcado paso de rueda y unos trazos laterales que aportan dinamismo y contundencia. La zona trasera es quizás la parte más futurista, la menos realista en estos momentos. Nos quedamos con sus ópticas como elemento más fácilmente traspasable a la serie –evolución de ópticas actuales de Mondeo, por poner un ejemplo-.

Mecánicamente monta un sistema híbrido enchufable que proporciona 800 kilómetros de autonomía –recordemos que en un Opel Ampera o Chevrolet Volt nos movemos en 600 km-, el mismo que el año próximo montará el C-Max enchufable que se venderá en Estados Unidos y un año después en Europa.

Este sistema que propulsa al Ford Evos tiene capacidad para interconectar con la cartografía y el comportamiento histórico del conductor para saber gestionar “sabiamente” el mejor momento para rodar en eléctrico, combustión, conjunto… siendo siempre sensible a nuestra ruta planificada y estando alerta por si entramos un núcleo urbano con permiso únicamente para circulación con cero emisiones. También este cruce con la cartografía sirve para preparar el coche ante la que se avecina por si llega zona de curvas, de subida, bajada… modificando parámetros de motor, suspensiones, dirección…

Si por fuera impacta el Evos, por dentro no le va a la zaga, una vez abiertas las cuatro puertas de alas de gaviota que monta. Su distribución interior presenta superficies limpias y simples, con un carácter musculoso y atlético en el estilizado panel de instrumentos superior. La pantalla de formas curvas del habitáculo desciende fluidamente a ambos lados del conductor, ofreciendo información secundaria sobre los sistemas de entretenimiento y funcionamiento de la mecánica.

Atrevido asiento del conductor en tonalidad rojo frente al gris que domina en las tres plazas restantes. Los dos asientos para los pasajeros traseros cuentan con pantallas táctiles para cada uno con las que interactuar con el vehículo. Como curiosidad, el asiento del conductor del Ford Evos lleva un sistema que mide las constantes cardiacas para alertar en caso de que el número de latidos entre en una zona de riesgo.

En el capítulo de conectividad, lo más llamativo es que el Ford Evos puede gestionar alguna de nuestras rutinas habituales camino del trabajo como sintonizar la misma música o el mismo programa de noticias que se estaba escuchando en la radio de casa, o calentar o enfriar el interior para una temperatura ideal antes de que el conductor entre sin tener que pedírselo, prediciendo la hora de partida según su calendario. La comunicación inalámbrica con dispositivos en el hogar permitiría cerrar la puerta del garaje y apagar las luces automáticamente en el momento de partir.