Publicidad

Fisker Atlantic, en el Salón de Nueva York

Fisker lleva al Salón del Automóvil de Nueva York su nuevo prototipo de diseño, el Fisker Atlantic, un sedán deportivo de lujo de cuatro puertas que marcará la transición de la marca norteamericana para convertirse en un fabricante a gran escala en los Estados Unidos.
-
Fisker Atlantic, en el Salón de Nueva York
Fisker Atlantic, en el Salón de Nueva York

Si la semana pasada nos hacíamos eco del primer ‘teaser’de la futura berlina de cuatro puertas de Fisker, en la víspera del Salón de Nueva York –donde será presentado– ya podemos ver las primeras imágenes oficiales del Atlantic, el nuevo sedán deportivo de cuatro puertas propulsado por la segunda generación de la tecnología EVer del fabricante estadounidense.

Conocida en el espectacular Fisker Karma, esta tecnología se basa en un tren motriz eléctrico de autonomía extendida, basado en tres motores en el caso del Karma: dos eléctricos y uno térmico de cuatro cilindros, siendo los dos primeros los que propulsan el vehículo en todo momento y se apoya en el motor de combustión, que actúa de auxiliar a través de un generador eléctrico. El conductor puede elegir de manera manual entre los modos de conducción eléctrica y a gasolina, a modo de conservación de las baterías de ión-litio.

El Fisker Atlantic cuenta con la novedad añadida de poder elegir la tracción a las cuatro ruedas como opción, siendo la tracción trasera de serie.

No podía faltar en un modelo Fisker un diseño espectacular y un interior cargado de lujo. El techo de vidrio nos enseña una estructura de cresta “en forma de araña” , sólida y que ofrece gran espacio en la parte trasera del vehículo, favorecido también por la amplia batalla. La parrilla del frontal ha evolucionado, los faros tienen un aspecto de “ojo de águila”, mientras que las luces traseras de LED se dividen en dos partes a la altura del maletero mediante una delgada línea horizontal.

El Fisker Atlantic es un prototipo que, según la compañía, marcará un punto de inflexión de cara a su futuro, en el que espera convertirse en un fabricante a gran escala en los Estados Unidos. Desde Fisker apuntan a las familias jóvenes “que desean conducir un vehículo de impacto de alta gama a la vez que hacen una declaración positiva sobre las responsabilidades” como su público objetivo. “Confío en que el Fisker Atlantic inspirará a las personas y ganará muchos nuevos clientes para la marca que no había considerado un vehículo EVer como este antes, afirma Tom LaSorda, CEO de Fisker Automotive.

Por tamaño, el Fisker Atlantic es comparable al Audi A5, un modelo con unas dimensiones de 4,7 metros de largo, 1,8 m de ancho y 1,3 m de alto que nos pueden servir de orientación. Unas dimensiones más compactas –a la espera de saber todos los datos oficiales– respecto a los casi cinco metros de largo del Fisker Karma (4,9x1,9x1,3 metros).