DS X E-Tense: el deportivo de ensueño y autónomo del futuro

En DS han dado rienda suelta a su creatividad y han creado un “concept car” de lo que podría ser el coche autónomo y, a la vez, el deportivo del año 2035. Dos coches en uno en este X E-Tense.
Adrián Lois -
DS X E-Tense: el deportivo de ensueño y autónomo del futuro
DS X E-Tense: el deportivo de ensueño y autónomo del futuro

Nada igual habrás visto. Este DS X E-Tense sorprende lo veas por donde lo veas. Queda claro que es un ejercicio de futuro, nada más. Y de un futuro muy lejano… el 2035. Estamos hablando de un coche de ensueño, nunca mejor dicho: un “dream car”, como lo llama la marca de lujo francesa, perteneciente al Grupo PSA.

Publicidad

Un “desafío”, un “reto”, una “corazonada para 2035”. Así definen este DS X E-Tense que, básicamente, son dos coches en uno.

DS X E-Tense: el deportivo de ensueño del futuro

DS X E-Tense

DS X E-Tense: dos mundos en uno

Su diseño es asimétrico: por un lado, una burbuja para que el pasajero pueda viajar tranquilamente en modo autónomo, rodeado de un lujo inusitado. A este reducido habitáculo se accede mediante una puerta en forma de ala de élitro, de fibra de carbono (seña de identidad del coche) y cuero.

Volante, pedales, materiales… tienen una concepción única, con un envoltorio donde la acústica, la tecnología (algunas todavía no creadas) y el cuidado por los materiales van de la mano: suelo de vidrio transparente, para ver lo que sucede debajo del coche; asistente personal IRIS en forma de holograma, para controlar las funciones del coche; marquetería de plumas, elaborado por la Maison Lemarié; superficies acristaladas con proyecciones de información o películas… ¡incluso con máquina de café incorporada!

DS X E-Tense: el deportivo de ensueño del futuro

DS X E-Tense

Por el otro lado (nunca mejor dicho), a la izquierda, un cockpit al aire libre para que el conductor pueda disfrutar del “placer de conducción”. Si por una parte los pasajeros se relajan y disfrutan del viaje, por la otra es el conductor-piloto el que disfruta de verdad, con un casco específico y desde un asiento integrado en la carrocería del coche.

El DS X E-Tense es cien por cien eléctrico, aprovechando toda la experiencia de la marca en el Mundial de Fórmula E: tiene sendos motores eléctricos en las ruedas delanteras, proporcionando 540 CV de potencia en modo “normal” y hasta 1.360 CV en modo circuito. Estos motores también se encargan de las tareas de frenada para que, según DS, se puedan eliminar las emisiones de partículas en la frenada. El X E-Tense acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanza los 225 km/h, según los primeros datos revelados por DS.

Publicidad

DS X E-Tense: el deportivo de ensueño del futuro

DS X E-Tense

DS X E-Tense: como una nave espacial

Hay muchísimas otras formas para seguir definiendo este DS X E-Tense. Su diseño exterior es inaudito y revoluciona diferentes aspectos del coche. Por ejemplo, la iluminación: a cada lado de la calandra frontal, los paneles “DS LIGHT VEIL” juega con los colores, las formas y las intensidades para hacer las funciones de faro e intermitente.

Una “reinterpretación del concepto de sidecar en el mundo del automóvil”, dicen desde DS. La marca francesa también dice que, en caso de choque, el X E-Tense es capaz de recuperar su forma original. En esencia, un coche que permita disfrutar de la conducción pura, en el cockpit del lado izquierdo, y de un viaje agradable rodeado del lujo y la exclusividad en la “burbuja” del lado derecho, donde, según DS, podrás “vivir a la francesa”.

DS X E-Tense: el deportivo de ensueño del futuro

DS X E-Tense
Publicidad

Galería relacionada

DS X E-Tense: dos coches en uno

También te puede interesar

La firma francesa DS tiene previsto actualizar toda su gama con la salida de algunos modelos, la entrada de nuevas versiones eléctricas y un nuevo motor para el DS7 Crossback.

Cuando compites por el ser el Fórmula E más rápido y eficiente y tus coches de serie representan la máxima expresión del lujo, imaginar el coche del futuro es fácil. El X E-Tense es el sueño de DS… y el de cualquier apasionado del automóvil.