Corvette ZR1

El ZR1 cambia por primera vez la aspiración atmosférica del V8 de la marca por un compresor Eaton, que eleva la potencia a 628 CV y el par a 81 mkg. Otros ajustes técnicos terminan por configurar el Corvette más potente y rápido de la historia.
-
Corvette ZR1
Corvette ZR1

Fulminados han quedado los 512 CV del Corvette Z06. Si éste recurría a una aumento de cilindrada del 6.0 V8 originario hasta los 7 litros, en el ZR1 es la primera vez que el actual V8 small-block de la marca cambia la aspiración atmosférica por un sistema de sobrealimentación. La cilindrada sube también hasta los 6,2 litros, pero todo el trabajo profundo viene por la incorporación de un compresor volumétrico Eaton. Éste aporta una presión de sobrealimentación de 0,7 bares. Está refrigerado por agua por un circuito independiente al principal. También la refrigeración de la culata se ha tenido en cuenta, en este caso recurriendo a una nueva aleación de aluminio con mejor disipación calorífica. Incluso la bomba de agua y el sistema de lubricación interior son específicos para esta variante ZR1. La culata también presenta unos conductos específicos de admisión, perfilados en su superficie para generar turbulencias al aire soplado, que garantiza una mejor mezcla con la gasolina. Se anuncia 628 CV a 6.500 revoluciones y 80,9 mkg a 4.000. Y entre 2.000 y 6.000 mantiene el 90 por ciento del par. La respuesta a medio régimen debe ser descomunal.

A sabiendas de los esfuerzos mecánicos, se le ha dotado al ZR1 de un embrague bidisco, en contra del monodisco del Z06. Con dos discos se aumenta la superficie de contacto (260 mm x 2) frente a los 290 mm del disco simple. Se mejora además su longevidad. Y se ha trabajado para que no ofrezca una resistencia mayor al pedal que el monodisco del Z06.

La caja de cambios también se ha redefinido, en este caso recalculando los desarrollos. Ahora la 6ª no es una marcha de desahogo como en los otros Corvette para las interminables rectas estadounidenses, sino que se solapa estrechamente a la 5ª para ir en busca de los 320 km/h. Para frenarlo desde ahí, el ZR1 cambia el acero por la fibra de carbono en sus discos. Los delanteros, gigantescos, miden 394 mm de diámetro y son mordidos por pinzas de 6 pistones. Los traseros miden 380 mm y las pinzas tienen 4 pistones. Se ahorra 5 kilos de peso no suspendido por disco frente a equivalentes de acero. Las llantas también son específicas y se ha tenido en cuenta su diseño no sólo para gustar, también para ahorrar algo más de peso no suspendido. No en vano, el tamaño de las llantas es descomunal para alojar detrás neumáticos 335/25 ZR 20 y delante 285/30 ZR 19. Estos neumáticos son unos específicos Pilot PS2 que Michelin ha desarrollado exprofeso para el ZR1. Una de sus peculiaridades está en su carcasa run-flat, que les permite rodar sin aire.

El chasis también presenta una puesta a punto específica, que toca a la suspensión y amortiguación. La elasticidad de sus elementos es diferente y los amortiguadores son los Magnetic Ride de tarado variable por fluido magnético. La carrocería mixta del Corvette se aligera un poco más en el ZR1, que adopta un techo de carbono (se ahorra 3,5 kilos). El apéndice aerodinámico inferior del paragolpes delantero también está fabricado con este noble material. Por dentro el ZR1 se personaliza con numerosos logos que le dan nombre. El velocímetro lleva su escala hasta las 220 millas y en el cuadro aparece un indicador de la presión de la sobrealimentación, dato que también se proyecta en el parabrisas por el dispositivo Head Up Display.

Galería relacionada

Chevrolet Corvette ZR1

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...