Publicidad

Nuevo BMW X3

BMW nos ha ‘cedido’ el volante de la nueva generación del X3. Más tecnología, calidad, estilo y habitabilidad se unen a la mejor cualidad de este SUV: su alto dinamismo y efectividad.
-
Nuevo BMW X3
Nuevo BMW X3

Para la ocasión, BMW se atrinchera en una escondida localidad alemana apenas separada una hora y media de Munich. Hasta allí llegamos conduciendo el actual X3, el modelo a imitar desde que viera la luz en 2003, el cual nos recuerda cómo ha pasado el tiempo por él, sobre todo en diseño, funcionalidad y confort de bacheo.

Al lado del X1 marca claras distancias. El redimensionado X3 ahora guarda ese justo equilibrio entre los otros X que le arropan. Dicen en BMW que lo único que les sorprende de su máximo rival, el Q5 de Audi, es cómo han clonado el concepto, pero nada de ese coche ha servido de inspiración para BMW, aunque reconocen la impecable presentación interior de Audi. Pero a decir verdad, es ahora la casa bávara quien da la vuelta a la tortilla. Sus 80 mm más de longitud, 30 mm más de anchura, 15 mm de batalla y ¡90 mm! más de vías suponen unas dimensiones y proyección sobre el suelo prácticamente idénticas al Q5.

Vuelve a ser el Serie 3 el que aporta la estructura y geometrías de suspensión —McPherson delantero, multibrazo trasero— de un chasis cuyas cotas son claramente mayores a las de berlina de quien procede, mientras que el estilo interior y la electrónica de abordo lo aporta el Serie 5. A falta de infinidad de pruebas de homologación, BMW estima haber aumentado un 25 por ciento la rigidez torsional.

En su diseño exterior, destaca la nueva interpretación del frontal, tan vertical como los últimos coches recién lanzados en la marca. Tomamos asientos. Es entonces cuando nos conceden el honor de levantar los harapos con los que BMW guarda sus interiores a la vista de ojos ajenos. Sólo la tableta principal del salpicadero y su prolongación entre los asientos —todos los X3 tendrán freno de mano eléctrico— son los definitivos. Justo aquí se encuentra una de las grandes novedades que afectan positivamente a la dinámica del X3: los botones del chasis activo, esto es, la suspensión pilotada. Será siempre opcional y no podrá disponer de ese cuarto rango de flexibilidad —Confort— que bajo pedido pueden añadir los Serie 5, pero el modo Normal, Sport y Sport + parece ofrecer la suficiente adaptabilidad para todas las exigencias sin llegar a extremos de falta de confort en la más dinámica de las tres posibles regulaciones ni al excesos de suavidad en el modo normal. Dirección, respuesta al acelerador y, obviamente, tarados de amortiguación se ven modificados al actuar sobre estas teclas, llegando la respuesta del DSC y la actuación del diferencial central a las cotas más ‘permisivas’ en el modo Sport+.


BMW X3 xDrive 20d: 42.900 euros
BMW X3 xDrive 35i: 59.200 euros

Pero la amortiguación estándar ha sido el gran reto: es el primer X3 con ruedas run-flat y aunque la experiencia adquirida en la marca es un grado, buena parte de los 30 meses de desarrollos se han enfocado en este punto. Sin poder omitir juicios, BMW reconoce que la nueva generación de gomas antipinchazos y los amortiguadores recientemente desarrollados lograrán ese compromiso dinamismo/confort que no ha podido reinar en los X3 actuales.

En julio cesa la producción de los actuales X3. El 20 de noviembre se lanza la nueva generación en los principales mercados europeos.

Aún siendo considerablemente mayor, el X3 también se quita kilos de encima. Las versiones Diesel serán 25 kilos más ligeras que antes; los gasolina 20 menos. Estamos, por tanto, ante un coche de unos 1.800 kilos. La tracción total vuelve a confiar en lo que BMW denomina filosofía X-Drive: con elementos de nueva factura, el diferencial central —hecho pro Magna Steyr— tiene un reparto base 40/60 % de par en el eje delantero/trasero, priorizando el tren posterior en curva para sumar agilidad y llegando a extremos del 0/100-100/0 si los sensores prevén que hay que redirigir el camino. Anticipación y activación electrónica, junto a su ‘directa’ comunicación con el control de estabilidad convierten a esta tracción total en un una pieza clave en el comportamiento del X3 dentro y fuera de la carretera. Sin poder explorar los límites, el X3 manifiesta una conducta y aplomo impecable así como un excelente control de cintura en fases de curva/contracurva, nada nuevo si no fuera porque todo ello ahora llega combinado con una calidad de rodadura excepcional. Por cierto, BMW sí se plantea versiones sólo de propulsión, pero no en el momento del lanzamiento.

El 20d llega aquí con 184 CV y un 20 por ciento más de par que el usado en el actual modelo, pero gastando un 15 por ciento menos—aún por homologar—. Se sigue oyendo ‘de fondo’ a plena aceleración, pero permite imprimir un ritmo rapidísimo con su habitual carácter. No se aplicará el innovador volante de doble masa con péndulo centrífugo, pero el 20d gira fino y redondo. Para el 35i de 306 CV se emplea la nueva versión monoturbo —consumos y costes de producción argumentan en BMW—, siendo éste el único motor que venga de serie con el cambio automático de 8 relaciones de ZF, opcional para el resto de mecánicas. Adicionalmente, hay una versión deportiva —gestión y levas en el volante, no desarrollos— de este cambio que se podrá solicitar en todas las mecánicas. En un futuro, un 30d y un 35d sumarán refinamiento y prestaciones a la gama Diesel, aunque debería haber una versión adicional entre ellos y el 20d. En gasolina, además del futuro 28i —usado en el X1—, llegará una nueva familia de motores que configurarán las dos versiones de acceso, siendo el básico un 4 cilindros absolutamente diferente al Valvetronic que usa actualmente la Serie 3. Todos los motores tendrán de serie el dispositivo Autostop&start.

Con el puesto de conducción configurando para mis 1,85 metros accedemos ahora atrás, como acompañante. Sorpresa: gozamos de suficiente holgura en sentido trasversal. Y es que el habitáculo se ha reposicionado al completo para garantizar mejores cotas de habitabilidad y mayor facilidad de acceso: el punto de cadera ha subido 10 mm y el plano de acceso ha disminuido otro tanto. Sin embargo, choca ver que los asientos traseros carecen de reglaje longitudinal en un coche que pretende abarcar tantos tipos de uso: cuestiones de homologación en Norteamérica —requeriría un crash-est en cada una de las posibles posiciones— . A decir verdad, a la mayor habitabilidad hay sumar un amplísimo volumen de maletero de 550 litros, así como asientos abatibles en secciones 40:20:40. El portón trasero puede tener apertura eléctrica, mientras que la base del maletero cuenta con unos raíles donde poder “pinchar” argollas en diferentes posiciones.

¿Quieres ver al nuevo BMW X3 en plena acción? No te pierdas la galería de fotos que te hemos preparado.

Galería relacionada

El nuevo BMW X3, al descubierto