BMW Serie 7

BMW acaba de presentar la quinta generación de su modelo más grande y lujoso: la Serie 7. No recibe cambios espectaculares ni revolucionarios y apuesta por cierto continuismo, que no debe esconder un trabajo importante en el plano tecnológico y de protección del medio ambiente.
-
BMW Serie 7
BMW Serie 7

El ojo poco avezado no podrá distinguir con claridad los cambios que ha recibido la nueva generación de la Serie 7. Hay ciertas modificaciones, que se centran en un frontal diferente, líneas más estilizadas y una trasera más compacta, pero no se han producido modificaciones más arriesgadas.

El coche mantiene su anchura anterior pero crece 3 cm en longitud (8 cm para la versión larga) y amplia sus vías delantera y trasera de respectivamente 3 y 5 cm.

La gama de motores estará compuesta, en un principio, por dos propulsores de gasolina y uno Diesel. Se ha aparcado por el momento la introducción de una mecánica V12 y se sigue apostando por motores de ocho y seis cilindros y la contención –relativa, eso sí- en el apartado de las emisiones.

Un V8 con doble turbo e inyección directa de gasolina es el estandarte en cuanto a mecánicas. Este motor tiene una potencia máxima de 407 CV y un par máximo que supera los 61 mkg –entre 1.750 y 4.500 rpm-. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y su velocidad máxima está autolimitada a los 250 km/h. Su consumo medio, según datos oficiales, es bastante contenido pues se queda en los 11,4 l/100 km, emitiendo a la atmósfera la nada despreciable cantidad de 266 g/km de CO2.

El segundo propulsor de gasolina de la gama es un seis cilindros en línea de 326 CV y 46 mkg –también con doble turbo e inyección directa-. Necesita 5,9 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado y su velocidad máxima es de 250 km/h. Esto se combina con un gasto que no alcanza, de media, los 10 litros a los 100 km, y unas emisiones de 232 g/km de CO2.

El único representante de gasóleo es un tres litros de seis cilindros en línea, turbocompresor y common rail de tercera generación. Con 245 CV y un par de 55,1 mkg, acelera de 0 a 100 km en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 245 km/h. Consumo y emisiones son aquí más recortadas, con un gasto medio de 7,2 litros a los 100 km y de 192 g/km de CO2.

La reducción en emisiones y en consumo se ha logrado gracias a la mayor eficiencia de los motores de la gama y a una reducción en el peso del conjunto, fruto del uso del aluminio en diversas partes del coche: techo, puertas, capó y paneles laterales.

Todas las motorizaciones estarán asociadas a cajas de cambios automáticas de seis relaciones y las dos de gasolina contarás con una variante de batalla larga, que será 14 centímetros más larga.

La Serie 7 de BMW sigue acumulando lo último en tecnología. Estrena un sistema opcional de dirección integral en las ruedas traseras, que se puede combinar con el de dirección activa de desmultiplicación variable.

Dependiendo de la velocidad, este sistema incide en las fuerzas aplicadas al volante. A velocidades bajas, las ruedas traseras giran en sentido contrario al ángulo de giro de las ruedas delanteras, por lo que aumenta perceptiblemente la maniobrabilidad del BMW Serie 7. Si se conduce a mayor velocidad, la dirección activa integral hace que el coche reaccione de modo más confortable y seguro a los cambios de carril o al trazar curvas.

De serie, se incluye un dispositivo que te permite, con la simple pulsación de un botón, variar la respuesta de la amortiguación, del acelerador, de la caja de cambios y de la asistencia de la dirección. Así, el conductor cuenta con cuatro programas: confort, normal, sport y sport+.

Opcionalmente, el bagaje tecnológico de la nueva Serie 7 es muy amplio. Se incluyen elementos como el sistema de advertencia de cambio de carril involuntario, el Head-up display –que proyecta informaciones útiles en el parabrisas, programador de velocidad activo, dos cámaras en el frontal para ver en los cruces –similar al del Toyota Corolla Verso, sistema de visión nocturna con reconocimiento de personas -que resalta cualquier silueta en color amarillo y puede proyectar su situación en el parabrisas-. El coche es capaz también de leer todas las señales homologadas y recordar al conductor en todo momento la velocidad permitida u otras informaciones pertinentes.

Además, el dispositivo iDrive ha sido mejorado, con una pantalla de alta resolución de 10,2 pulgadas y menús optimizados. También hay disponible un navegador con disco duro y conexión a Internet.

Galería relacionada

BMW Serie7

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...