Publicidad

Audi A3 Cabriolet

No estará disponible hasta la primavera del próximo año, pero lo cierto es que las primeras imágenes oficiales del futuro Audi A3 Cabriolet convencen a cualquiera. La presencia de la capota de lona le permite una línea mucho más armónica aunque es una solución que poco a poco va cayendo en desuso por la aparición de los techos duros retráctiles.
-
Audi A3 Cabriolet
Audi A3 Cabriolet

La moda actual apunta a que el futuro de los descapotables será con techo duro retráctil. Sin embargo en Audi lo tienen muy claro: esa solución hace que la silueta del coche pierda armonía ya que hay que hacer un maletero sobredimensionado para alojar el techo, aunque éste se parta en tres trozos. Por ello, tanto el Audi A4 Cabrio como el futuro A3 Cabriolet dispondrán de un techo de lona.

Lo cierto es que, independientemente de si somos seguidores o detractores, la imagen del futuro Audi A3 Cabriolet es atractiva y llamativa, tanto con la capota de lona puesta como con ella recogida en su alojamiento del maletero.

Su silueta no pierde apenas un ápice de atractivo con respecto al de un A3 berlina y, además, recibe una serie de elementos –como las luces de día o las ópticas traseras con los intermitentes al estilo Audi A5- que le hacen distinguirse, aún más del resto de los modelos que circulan a su lado.

El techo de lona cuenta con accionamiento hidráulico y permite efectuar la operación de capotado/descapotado en marcha mientras no superemos los 30 km/h y sólo necesita nueve segundos para hacerlo. Dispondrá de dos tipos distintos de capota, una de ellas normal y, la otra –denominada acústica- con tres capas, las dos exteriores de lona y la intermedia realizada con material sintético que consigue –según datos de la marca- que la sonoridad interior sea solamente 1 dB más alto a 140 km/h que en un A3 berlina equivalente.

El A3 Cabriolet toma como base la plataforma del A3 cinco puertas con lo que sus dimensiones son las mismas que las de éste último: 428 cm de largo, 177 de ancho y 142 de alto, con una batalla de 258 cm. Esto permite que en su interior se puedan acomodar cuatro ocupantes.

Uno de los puntos en los que más se ha trabajado es en el de la rigidez de la carrocería. Para ello se han utilizado aceros de alta resistencia, se han reforzado diversos puntos –como el arco del parabrisas, el pilar central y los estribos y bajos de la misma para conseguir que la carrocería cuando vayamos descapotados se retuerza lo menos posible.

El Audi A3 Cabriolet dispondrá de mecánicas conocidas, cuatro para ser exactos, dos gasolina de la familia TFSi –turbo con inyección directa- y dos turbodiesel. Los primeros serán el 1.8 de 160 CV y el 2.0 de 200 CV mientras que los segundos su escalón de acceso lo conforma el motor 1.9 TDi de 105 CV y el más potente 2 litros de 140 CV.

Aunque en su país de origen –Alemania- empieza su comercialización a finales del próximo mes de enero, en nuestro mercado habrá que esperar hasta la primavera para poder contemplarlo en los concesionarios. El Audi A3 Cabriolet se fabrica en la planta que la marca tiene en la localidad húngara de Györ desde este mes de noviembre.

Galería relacionada

Nuevo Audi A3 cabriolet