Audi 3.0 TFSI: tecnología de futuro

Compresor e inyección directa. Esta es la receta por la que apuesta Audi en sus futuras berlinas grandes. Prueba de ello es el nuevo propulsor de la casa alemana: un 3.0 TFSI de 290 CV y un par máximo de 42,8 mkg.
-
Audi 3.0 TFSI: tecnología de futuro
Audi 3.0 TFSI: tecnología de futuro

A finales de este 2008, Audi comenzará a producir el nuevo representante de su familia de motores V6. Se trata de una mecánica de gasolina con inyeccioón directa y compresor mecánico Roots que promete dar que hablar –para bien-.

En este 3.0 TFSI se acumulan elementos que hasta hace meses eran denostados por el gran público o, al menos, parecían del pasado. El primero, obviamente, es la gasolina, un combustible que por el alza del gasóleo vuelve a estar ‘de moda’ entre los automovilistas de nuestro país.

Con el turbo y la inyección directa pasa algo similar, estuvieron en boga en propulsores de gasóleo y también en motores de gasolina –con mucho menor éxito-, y ahora han dado el paso cualitativo y definitivo.

Centrándonos en el motor que nos ocupa, Audi defiende su máxima eficiencia y su reducido consumo, algo que se logra gracias al empuje que desarrolla, que permite alargar los desarrollos y reduce la demanda de gasolina.

Así, este nuevo 3.0 TFSI, logrará, según anuncia Audi, un consumo medio inferior a los 10 litros cada 100 km en los modelos en los que ha sido previsto. Teniendo en cuenta su nivel de potencia y par. 290 CV y 42,8 mkg, respectivamente, esta cifra resulta muy ajustada.

Este motor está pensado para funcionar con gasolina de 95 y 98 octanos y cumple el estándar e emisiones Euro 5.

El sistema de inyección tiene un diseño novedoso. Un dispositivo common rail con inyectores de seis orificios introduce el combustible directamente en las cámaras de combustión a una presión de 150 bar. La respuesta de los inyectores consigue hasta tres inyecciones por ciclo en un elevado abanico de posibilidades del mapa de gestión.

El motor pertenece a la nueva familia ultramoderna de mecánicas Audi en V. Además del esquema de ángulo a 90 grados, sus componentes están fabricados en aleación de aluminio y silicona, lo que reduce el peso del conjunto, incluyendo el compresor, hasta los 189 kilos, con un diámetro por carrera de 84,5 por 89 milímetros y una cilindrada de 2.995 centímetros cúbicos.

El trabajo de los ingenieros de Audi ha sido exhaustivo para adaptar al cárter a las mayores presiones previstas y para optimizar todos los componentes sometidos a fricción. Además, un paquete de medidas reduce al mínimo el ruido generado por el compresor.

Te recomendamos

Con los Diesel amenazados, irrealistas “downsizing”, complejos plug-in y los eléctric...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...