Audi S4

Tras haber utilizado mecánicas V6 biturbo y V8 atmosférica en anteriores generaciones, la última edición del Audi S4, en configuración berlina y Avant, se presentará en el Salón de París animada por un nuevo propulsor, en esta ocasión un V6 FSI dotado de compresor volumétrico.
-
Audi S4
Audi S4

Llama la atención la variedad de configuraciones mecánicas que han impulsado a esta deportiva berlina alemana a lo largo de los últimos años. En su próxima edición incorpora un nuevo V6 de 2.995 cm3, con inyección directa de gasolina y compresor volumétrico situado entre las dos bancadas de cilindros. Su denominación: 3.0 TFSI. La T ya no hace referencia al turbo, sino a la sobrealimentación. Según la firma, la respuesta de este motor es incluso más inmediata que la de un atmosférico de igual cilindrada. El compresor Roots, accionado por correa, es capaz de girar a 23.000 rpm y lleva su propio circuito de refrigeración. A su vez, se han tomado importantes medidas para reducir su ruido lo máximo posible.

El nuevo Audi S4 entrega 333 CV y rinde un par máximo de 44,8 mkg entre 2.500 y 4.850 vueltas. Comparado con el anterior V8 se pierden 11 CV, pero se consiguen 3 mkg más y una mayor entrega en la zona baja del cuentarrevoluciones. Del mismo modo, prestaciones y consumos experimentan una mejora significativa: 0 a 100 km/h en 5,1 segundos (5 décimas menos) y un consumo medio de 9,7 l/100 km (antes 13,3); la velocidad máxima sigue estando autolimitada a 250 km/h. El cambio opcional de siete marchas S tronic, con dos embragues multidisco, es el mejor aliado a la hora de conseguir estas cifras, aunque de serie monta una caja manual de seis velocidades.

La altura de la carrocería se ha rebajado 20 mm y la suspensión tiene un tarado más deportivo. Ésta cuenta con amortiguadores pilotados, cuya dureza se regula con electroválvulas en función de los datos obtenidos de 14 sensores.

Como no podía ser de otra manera, la tracción es permanente a las cuatro ruedas, con un reparto en condiciones normales del 60% a las ruedas posteriores.

El eje trasero cuenta con un diferencial activo capaz de enviar más par a una de las dos ruedas, mediante la actuación de un embrague multidisco en baño de aceite controlado electrohidráulicamente, con el fin de mejorar el dinamismo en curva y la estabilidad. Esto permite retrasar, e incluso evitar, el funcionamiento del ESP a la hora de corregir situaciones de subviraje o de sobreviraje, a lo que también contribuye la dirección activa.

Estéticamente se distingue por elementos como la carcasa de los retrovisores en aluminio, llantas específicas de 18 pulgadas (19” en opción), cuatro salidas de escape y algún detalle aerodinámico.

Las pinzas de freno están pintadas en color negro. En el interior, destacan los asientos deportivos anatómicos, los relojes con fondo gris y las terminaciones en aluminio, que opcionalmente también pueden ser de madera o de fibra de carbono. Como opción, se podrá equipar sistema de control de crucero por radar. Las primeras unidades comenzarán a entregarse en marzo.

Galería relacionada

Audi S4 y S4 Avant

Te recomendamos

Con los Diesel amenazados, irrealistas “downsizing”, complejos plug-in y los eléctric...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...