Aston Martin Rapide S, un 'gran turismo' de 558 CV

Adiós Rapide, hola Rapide S. La marca británica de coches de lujo da la bienvenida a su nueva interpretación de su berlina coupé de cuatro puertas que sustituirá al actual Rapide.
Antonio Corral -
Aston Martin Rapide S, un 'gran turismo' de 558 CV
Aston Martin Rapide S, un 'gran turismo' de 558 CV

No se trata de un modelo totalmente nuevo, pero sí que se ha sometido a una profunda remodelación estética, con un frontal más poderoso, una parrilla sobredimensionada que ocupa un porcentaje mayor de la zona delantera y unos faros de nueva factura. Atrás, las diferencias no son tan notables, pero sí destaca un spoiler más marcado sobre el maletero.

 

No obstante, la verdadera gran novedad la encontramos bajo el capó. El ya conocido V12 de 6 litros de capacidad se ve renovado y potenciado. 81 CV extra recibe este propulsor, pasando de los 477 CV del Rapide a los 558 CV del nuevo Rapide S, lo que le coloca por encima de sus principales rivales -Porsche Panamera Turbo S (551 CV) y Mercedes CLS AMG 63 (525 CV)-, aunque ligeramente por debajo del reciente Audi RS7 (560 CV)

 

Al mismo tiempo, el par se ve recompensado de la misma manera, pasando de los 61,2 a los 63,2 mkg a 5.000 rpm como cifra total, e incrementando el empuje a menor rango de revoluciones. Esto se traduce en una respuesta más ágil y rápida ante nuestras demandas al acelerador.

 

Las prestaciones, como no podía ser de otra manera, son mejores. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, lo que supone una rebaja de 0,3 segundos respecto al Rapide. La velocidad máxima se eleva hasta los 306 km/h (295 km/h en el Rapide).

 

La eficiencia también se ha tratado, reduciéndose el gasto de combustible medio a 12,3 l/100 km (14,9 l/100 km en el Rapide) y las emisiones de CO2 355 g/km a 332 g/km.

 

El motor, al mismo tiempo, se ha situado 19 mm más atrás, con lo que se ha reducido el centro de gravedad del coche. Esto, unido a la revisión del control dinámico de estabilidad y al estreno de la última generación del sistema adaptativo de la amortiguación -con tres modos de conducción: 'Normal', 'Sport' y 'Track'-, tiene como consecuencia un comportamiento más eficaz.

 

Descubre todas las novedades del Salón del Automóvil de Ginebra 2013

 

Lujoso... y seguro

La seguridad es otro de los apartados que se ha mimado en este nuevo Aston Martin Rapide S. La protección en el atropello a peatones se ha mejorado gracias al nuevo diseño de capó, paragolpes y parrilla, elemento este último que 'retrocede' en caso de impacto para minimizar los daños a los atropellados.

 

El interior sigue la filosofía propia de Aston Martin, mezcla de lujo y deportividad. Y es en este apartado donde se le da al cliente la opción de decantarse por una mayor sensación de deportividad o exclusividad gracias a los diferentes packs.  La calidad de los materiales y la fabricación a mano son comunes a todos. 

Galería relacionada

Aston Martin Rapide S

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...