William Ford quiere salvar Mercury

En Ford reconocen que han tratado a Mercury, una de sus marcas históricas, con cierta negligencia. La división se encuentra en un muy mal momento económico, pero William Ford ha decidido sacarla a flote. El plan de rescate funcionará en marzo.

William Ford quiere salvar Mercury
William Ford quiere salvar Mercury

Para dentro de dos meses, los estrategas que rodean a William Clay Ford deberán tener listo un proyecto de relanzamiento de Mercury. El presidente quiere darle una nueva personalidad a esta marca y dotarla de productos atractivos y modernos.
El plan de saneamiento pasa, sobre todo, por revitalizar el área comercial con coches cada vez mejores, que atraigan a más público. Se dan cuenta de que la gama Mercury es muy heterogénea, con coches como el conservador Grand Marquis y el juvenil Cougar.

Para lograr este objetivo, Mercury heredará plataformas de Ford para construir sobre ellas, además de apoyo técnico e informático.

En los próximos días, directivos de Ford y Mercury se reunirán para decidir las líneas maestras del programa. Deberán determinar cuáles son los clientes de la marca, qué se espera de Mercury en el mercado y cómo mejorar los productos.

Para 2005, estos trabajos deberán haber dado fruto. Entonces, Mercury tendrá en su catálogo nuevos coches, como un nuevo vehículo de gran tamaño que combinará las virtudes de los monovolúmenes y los todo terreno ligeros. También contará con un sedán de techo y asientos elevados que tomará el nombre de Sable, ya empleado en otro modelo de la gama. Otras incorporaciones serán el monovolumen Mariner, basado en el Ford Windstar, y los rediseñados Grand Marquis, Mountaineer y Cougar.

Durante 2001, Mercury vendió 311.787 coches, muy por debajo de los 359.143 que vendió en 2000.

Los mejores vídeos