William Clay Ford toma las riendas

El biznieto del mítico Henry Ford se sienta hoy por primera vez al frente del consejo de dirección de la compañía. Una semana después de su nombramiento, William Clay Ford Jr. asume el mando y marca el comienzo de un nueva era en la marca del óvalo.

William Clay Ford toma las riendas
William Clay Ford toma las riendas

Ha llegado con un halo de salvador que asusta e ilusiona por igual. William Clay Ford Junior se ha quitado de en medio el lastre de Jacques Nasser, un hombre que, en sus tres años de presidencia, vivió alguno de los mayores desastres de la historia de Ford y dejó la compañía con unas pérdidas de casi un cuarto de billón de pesetas en sólo medio año.

Avalado por su ilustre apellido, "Bill" Ford se propone reflotar la empresa de su familia a golpe de recortes en la cuenta de gastos.

Hoy se sienta en la presidencia del consejo de dirección de Ford. Es la primera vez desde 1979 que un hombre de la familia ocupa este puesto, uno de los más importantes en la automoción mundial.

En la sede mundial de Dearborn, al lado de Detroit, Ford pondrá sobre la mesa los muchos problemas que aquejan a la compañía y, junto con sus vicepresidentes, acotará problemas y cortará por lo sano.

En los últimos siete días, el nuevo mandamás no ha dejado un rincón de la firma sin analizar. Ahora, sus subordinados directos recibirán las órdenes precisas para poner en marcha los planes de choque que deberán sacar a Ford del atasco.

Para empezar, ya ha anunciado recortes en los pagos que se efectúan a ingenieros, informáticos y diseñadores externos. Estos profesionales, que suman unos 8.000, recibirán un siete por ciento menos en sus salarios.

Además, la prensa estadounidense asegura que otros 8.000 empleos del área administrativa serán sacrificados. Como se recordará, hace un par de meses que la antigua dirección de Ford decidió despedir o jubilar a 5.000 miembros de puestos administrativos, los llamados "white collar", o trabajadores de cuello blanco.

Los expertos estadounidenses emiten un diagnóstico complicado para las enfermedades que vive Ford. Coinciden en señalar que las medidas más drásticas aún están por tomar, como el cierre de factorías y los despidos masivos. Claro que, hasta 2003, ningún fabricante puede cerrar fábricas en Estados Unidos en virtud de los acuerdos firmados con los sindicatos.

Almussafes, a la espera
Aunque para la marcha de la multinacional tiene menos importancia, para los intereses españoles hay una reunión mucho más interesante hoy en Valencia.

Allí, casi con toda seguridad, se reunirá la comisión que prepara el nuevo convenio colectivo de la fábrica de Almussafes. La situación es muy tensa, porque la dirección ha lanzado un ultimatum a los representantes sindicales. Si no aceptan la última oferta hecha por la empresa, las negociaciones se romperán. UGT parece más proclive a acceder, pero CC.OO y CGT se niegan por completo.

La propuesta supone un aumento salarial del cuatro por ciento el primer año, con una cláusula de revisión del IPC más el 0,5 por ciento en los siguientes; extensión del plan de desarrollo profesional y reducción de la jornada laboral a 36,5 horas.

El director de Ford España, Antonio Adés, ha hecho unas polémicas declaraciones a El Períódico de Cataluña, en las que acusa a los sindicatos de "no haberse enterado de la caída del Muro de Berlín". Quiere denunciar así sus posturas intransigentes y opuestas a la empresa.

Se queja el directivo de la división interna del Comité de Empresa y de las luchas sindicales que hacen muy difícil la negociación.

Los mejores vídeos