VW quiere que sus trabajadores brasileños "renuncien" al empleo

Si, antes del 31 de octubre, los empleados de Volkswagen en Sâo Bernardo do Campo (Brasil) renuncian voluntariamente al puesto, obtendrán compensaciones económicas; si no, 4.000 trabajadores serán despedidos sin más.

Las ventas de coches siguen cayendo en Brasil y, por temor al contagio de la crisis argentina, los fabricantes de automóviles comienzan a inyectar su particular vacuna: reducción de plantilla.

Ford, Fiat, Renault y Honda ya han recortado durante el pasado verano su producción y ahora le llega el turno a Volkswagen. El fabricante alemán acaba de ofrecer a los 19.000 trabajadores de su principal planta brasileña, ubicada en Sâo Bernardo do Campo, una curiosa oferta: si renuncian a sus empleos antes del 31 de octubre, tendrán derecho al 40 por ciento de sus salarios por cada año de trabajo y a tres meses de seguro médico, además de los beneficios definidos por la ley brasileña.

El presidente de la compañía en Brasil, Herbert Demel, ya se encargó hace días de animar a sus empleados a sumarse a este programa. Según declaró al diario brasileño Valor, entre 3.500 y 4.000 empleados podrán ser despedidos de esta fábrica y de la de Taubaté.

De momento, hasta ver qué parte de su plantilla abandona voluntariamente, Volkswagen ha decidido implantar unas vacaciones colectivas para ajustar el ritmo de su producción.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.