VW, dispuesta a garantizar los empleos

De momento, se registra menos tensión en la tercera ronda de negociaciones sobre el convenio colectivo en Volkswagen. Según los sindicatos, la firma está dispuesta a garantizar los empleos en el oeste de Alemania, aunque se mantiene firme en el resto de sus condiciones.

El sindicato IG Metall, mayoritario en el consorcio germano Volkswagen, ha anunciado que la firma está dispuesta a garantizar los empleos del fabricante en el oeste del país. Así, los representantes de los trabajadores han conseguido una de sus reclamaciones principales, aunque también han anunciado que la empresa se mantiene firme en sus condiciones. En las negociaciones, que se retomarán el próximo 21 de octubre, los sindicatos reclaman una subida salarial del 4 por ciento. Por su parte, Volkswagen quiere congelar los sueldos durante dos años y poner en marcha un plan de ahorro. Gracias a éste, los costes laborales se recortarán en un 30 por ciento hasta 2011.De momento, el fabricante ha anunciado que reducirá a la mitad las inversiones en su planta central de Wolfsburg hasta 2009. Se trata de una medida que no se aplicaba desde hace años, según el diario “Wolfsburger Nachrichten".Así, durante los próximos cinco ejercicios, el consorcio destinará 1.500 millones de euros a estas instalaciones, en lugar de los 3.700 millones previstos. Hay que tener en cuenta que la media de inversiones en esta factoría durante los pasados cinco años ha sido de 3.000-5.000 millones de euros.Dietmar Korzekwa, director de la fábrica de Wolfsburg, ha señalado que la planta no trabaja a pleno rendimiento, pues tiene una capacidad para producir 3.200 vehículos diarios y sólo construye 2.100, correspondientes al Golf, Golf Variant, Bora y Bora Variant. Esta situación está siendo empleada por la dirección del grupo para advertir a IG Metall que se abstenga de realizar reivindicaciones salariales demasiado exigentes.La Comisión Europea ha denunciado a Alemania ante el Tribunal de Justicia de la UE. El organismo considera que la llamada “ley Volkswagen" viola la normativa comunitaria sobre la libre circulación de capitales y sobre libre establecimiento.

La medida, basada en un acuerdo de 1959 entre el Gobierno federal alemán y el Estado de Baja Sajonia, confiere a este “lander" dos miembros permanentes en el Consejo de Administración de la automovilística. Además, limita los derechos de voto de los accionistas al 20 por ciento, con independencia de su nivel de participación en el capital del grupo, y obliga a reunir más del 80 por ciento de los votos para aprobar decisiones estratégicas sobre el futuro del fabricante. En la práctica, estas disposiciones confieren al Estado de Baja Sajonia -primer accionista del consorcio, con un 20 por ciento de los derechos de voto- la capacidad de vetar las medidas clave sobre el porvenir de Volkswagen; por ejemplo, las respuestas a posibles Ofertas Públicas de Adquisición (OPA) hostiles.

La CE considera que la ley disuade “la inversión procedente de otros estados miembros", lo que contraviene las normas sobre libre circulación de capitales y derecho de establecimiento. En marzo, el Ejecutivo comunitario envió una petición formal a Alemania. En ella, solicitaba a la región que se comprometiera a reformar la norma en un plazo de dos meses. Berlín solicitó que este período se prorrogase hasta mediados de julio y la CE accedió, con la condición de que la disposición se modificase en septiembre. Sin embargo, el Gobierno alemán remitió en julio una carta a la Comisión, en la que indicaba que “no hay duda sobre la compatibilidad de la ley VW con el derecho europeo". Consecuentemente, no se planteaba la reforma. Así, el comisario europeo de Mercado Interior, Frits Bolkestein, ha propuesto al Colegio de Comisarios que el caso sea llevado ante el Tribunal de la UE.

Los mejores vídeos