VW ahorrará costes sin despedir gente

Volkswagen quiere reducir sus costes en 7.000 millones de euros, pero no se verán afectados los convenios colectivos ni la producción. El ahorro se obtendrá en los gastos de material y distribución.

El frontal es nuevo. Muy Audi.
El frontal es nuevo. Muy Audi.

Volkswagen ha visto cómo sus beneficios han ido cayendo poco a poco hasta convertirse en números rojos. Para retomar la senda de las ganancias, la marca alemana ha decidido intensificar su programa de reducción de costes, conocido como ForMotion. Este plan pretende ahorrar 7.000 millones de euros en tres años “para poder tener un resultado aceptable en 2008", según palabras de Wolfgang Bernhard, el nuevo jefe de marcas del Grupo Volkswagen.Bernhard, que se ganó fama de duro en el proceso de reflote de la crisis de Chrysler, ha precisado que la mayor parte de esos 7.000 millones de euros de ahorro – exactamente 5.000 millones- se economizarán en costes de material y distribución. No se tocarán, ha asegurado, los convenios colectivos y no se dejará de producir en ninguna ciudad de Europa, con lo que se pone fin a los rumores que indicaban que se iba a cerrar una factoría de la marca, exactamente en Bruselas, Bélgica. En los próximos tres años también se invertirán 2.500 millones de euros anuales en el segmento de los turismos y se introducirán entre cinco y diez nuevos modelos. A partir de 2008, tampoco cambiará la tónica predominante, que será la del ahorro. El futuro de Volkswagen, según Bernhard, dependerá mucho de la evolución económica del Viejo Continente, y es que ha sido la débil coyuntura económica europea una de las principales causas de los malos resultados económicos de la compañía. Otras de las razones esgrimidas por los directivos de la marca para explicar la crisis aluden a la presión de los precios a la baja y a los desfavorables tipos cambiarios que han perjudicado a las exportaciones de la compañía. “Hemos sido muy vulnerables a las presiones externas", ha declarado el responsable financiero del grupo, Dieter Pötsch.Uno de los problemas que están afectando a Volkswagen, según Bernhard, ha sido la caída en la fiabilidad de sus automóviles. “VW es sinónimo de calidad", ha señalado el directivo alemán, “pero no siempre cumplimos nuestras promesas". Por ejemplo, en los Estados Unidos, un estudio sobre fiabilidad de JD Powers colocaba a VW en la posición 34 sobre 37 marcas analizadas. El objetivo de los responsables de la automovilística es reducir los fallos a la mitad en los vehículos en garantía hasta 2008.

Los mejores vídeos