Volvo rejuvenece sus pesos medios

En estos días empiezan a entregarse las primeras unidades de la gama 2005 de Volvo. Aprovechando la ocasión, la firma sueca presenta con detalle los retoques que han recibido sus berlinas y familiares medios, los S60, V70 y XC70.

Volvo rejuvenece sus pesos medios
Volvo rejuvenece sus pesos medios

El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento. El S60, la berlina media de la casa sueca, atraviesa la parte central de su vida comercial. Por este motivo, para facilitarle el tránsito hacia su época de retirada, en Volvo han querido darle un nuevo aire al coche.Estéticamente, el S60 ha recibido un frontal más suave, con formas más redondeadas y una rejilla más de aspecto más deportivo. El lateral cuenta ahora con un embellecedor en el mismo color de la carrocería y la zaga, por su parte, presenta unos grupos ópticos con cristales transparentes. El parachoques trasero también ha sido retocado, mientras que las llantas cambian de diseño e introducen dibujos más audaces, con más brazos.Con todo, la imagen del S60 gana en limpieza y se subrayan sus puntos más deportivos, dándole al coche un aspecto general más atrevido y atlético.En el interior también hay novedades estéticas. Se presentan acabados de nuevo cuño en el salpicadero y los paneles de las puertas, se ha mejorado el aspecto de la consola central y se ha colocado un reposabrazos mutifunción. También llegan los nuevos asientos de Volvo.Con todo, el S60 sigue siendo la misma berlina señorial y muy atractiva que era, con sus formas contundentes y sus modales sin dudas. Al volante se sienten las mismas buenas sensaciones que hemos comentado otras veces, con esa impresión tan placentera de tener todo bajo control. Es un coche que rueda aplomado y seguro en cualquier terreno, impulsado por motores de gran fuste y blindado por sus colosales medidas de seguridad. Al hablar de los motores, aunque apenas hay cambios, conviene recordar la composición de la gama, que incluye los gasolina de cinco cilindros 2.4 de 140 y 170 CV, y los cinco cilindros con turbo de 2.4 y 2.5 litros con 260 (el nuevo T5 con más potencia) y 210 CV respectivamente. Además, está la versión S60R, que lleva un motor 2.5 turbo que entrega 300 CV.
En el lado Diesel se puede disfrutar de motores de 5 cilindros de 2.4 litros en dos variantes, el de 130 CV y el D5, que llega hasta los 163 CV. El año 2004 será muy bueno para Volvo España. Sobre un panorama de ventas de 1,5 millones de unidades para todo el mercado, la firma sueca pretende colocar en nuestro país 16.500 unidades, lo que supone un crecimiento de entre el 15 y el 18 por ciento con respecto a 2003, es decir, el triple de lo que habrá crecido el mercado este año.

De esas 16.500 unidades, 5.000 habrán correspondido al S60, mientras que 600 serán del V70 y 1.300 del XC70.

Para 2005 se espera que se estabilicen las ventas globales, pero no así las de Volvo, que prevé un crecimiento del 10 por ciento.

Los mejores vídeos