Volvo modificará sus modelos con altos niveles electromagnéticos

Volvo ha decidido realizar una serie de cambios técnicos en tres modelos de su gama (S60, V70 y S80) a causa de una información publicada por una revista que señalaba que los campos electromagnéticos en estos automóviles eran excepcionalmente altos, lo que supone un riesgo para la salud y podría causar cáncer.

La marca sueca ha señalado que no tiene evidencias de que los niveles de campos electromagnéticos sean dañinos para la salud, pero, a pesar de eso, Volvo va a realizar una serie de modificaciones en los modelos afectados con el fin de reducir estos niveles.

El portavoz de Volvo, Lennart Strom, ha dejado claro que lo primero para la compañía son los consumidores: "para nosotros no es una cuestión relacionada con la seguridad, actuamos para acabar con las preocupaciones de nuestros clientes. No queremos vernos envueltos en una discusión por este asunto, investigaremos tan pronto como sea posible cómo podemos solucionarlo en la cadena de producción".

Los clientes que adquieran los modelos S60, V70 y S80 con las modificaciones prometidas por Volvo no tendrán que pagar ningún tipo de sobreprecio por ellos, aunque los actuales dueños de estos vehículos deberán desembolsar cerca de 190 dólares (218,49 euros, 36.354 pesetas) para modificar sus coches.