Volvo continuará su expansión con un coche de pequeñas dimensiones

La tendencia iniciada por Volvo con el lanzamiento de su todo terreno XC-90 de introducirse en segmentos en los que no tenía presencia parece que tendrá continuidad con el desarrollo de un automóvil de pequeñas dimensiones.

Aunque los responsables de la compañía sueca no han proporcionado detalles sobre la nueva realización, probablemente será un vehículo por debajo, en tamaño, de las gamas S40 y V40. Acerca de su fecha de aparición, Volvo aún no lo tiene claro. De todos modos, de salir adelante el proyecto, parece que será presentado a finales de 2003 o comienzos de 2004.

Hans Gustavsson, coordinador de Producto del Premier Automotive Group, división que agrupa a las cinco marcas lujosas de Ford, entre ellas Volvo, reafirmó la pretensión de la firma de aumentar su oferta de productos. "Definitivamente hemos planeado ampliar nuestro número de modelos. En gran medida, un aumento en el volumen de ventas requiere, primeramente, una expansión en la gama ofrecida".

El objetivo final es incrementar el número de unidades comercializadas desde las 420.000 previstas para 2001 hasta las 600.000.

El directivo también señaló que, para afrontar la bisoñez en estos nuevos segmentos, como el de los todo terreno o el de los utilitarios, el desarrollo de los productos será mucho más incisivo.

El presidente de Volvo, Hans-Olov Olsson, fue aún más lejos que Gustavsson y afirmó que la firma necesitaba más clientes jóvenes y que el nuevo modelo podría ser una clara oportunidad para ganarlos. También aseguró que no tenía dudas sobre la aparición de un Volvo de pequeño tamaño y sobre la capacidad de la compañía para conseguirlo.

El nuevo utilitario de Volvo podría compartir elementos con el nuevo Fiesta de Ford, algo que, según Olsson, no quiere decir que vayan a competir entre ellos. La aspiración de la marca es situarlo en el recién creado segmento de vehículos de lujo de pequeño tamaño, al que pertenecen modelos como el Mercedes Clase A, el Mini de BMW o el futuro Audi A2.

Al igual que los tres fabricantes alemanes, Volvo es consciente de que su entrada en este sector del mercado no proporcionará grandes dividendos. "Hay que comprender que no se puede hacer mucho dinero en este segmento; simplemente es una inversión estratégica para conseguir atraer a nuevos clientes", comentó el vicepresidente de Estrategia de Negocios y de Producto de la firma, Lex Kerssemakers.

Los mejores vídeos