Volvo C30: reVOLVOlución

Sorprendente, innovador, atractivo… Así es el C30, un modelo con el que la marca sueca ofrece su imagen más original, sobre todo en su parte trasera que, a pesar de su aparente modernidad, está inspirada en los veteranos 1800 ES (1971) y el Safety Concept Car (SCC), presentado en Detroit hace algunos años. ¿Quién dijo que los Volvo son coches aburridos?

Volvo C30: reVOLVOlución
Volvo C30: reVOLVOlución
Ver vídeo
El respeto por el medio ambiente es, cada día más, una de las principales prioridades de la marca. Por ello, el Volvo C30 incorpora, entre otras innovaciones, el sistema de calidad de aire interior (IAQS) , que controla el aire que se respira dentro del habitáculo para eliminar sustancias y partículas nocivas. Dentro del coche tampoco hay lugar para materiales con emisiones tóxicas, pues todos los tejidos cumplen la norma ecológica Oeko Tex 100. Para que el aire que se respira fuera también sea sano, el C30 incorpora un avanzado filtro de partículas para los motores Diesel que elimina el 95 por ciento de las emisiones a la atmósfera. Por último, en la versión Flexifuel, el motor de 1,8 litros puede funcionar con cualquier mezcla de gasolina y biotetanol E85.En el reciente Salón del Automóvil de Frankfurt 2007 vio la luz una versión especial del C30 1.6D que es, si cabe, más ‘‘verde’’ que su predecesor. Con un buen puñado de cambios mecánicos y aerodinámicos, baja casi medio litro el consumo ponderado frente al modelo de serie. La marca sueca ha recurrido al término “eficiente" (Efficiency) para bautizar esta versión del C30 más respetuosa con el medio ambiente y ha aplicado una serie de modificaciones.A nivel mecánico, por ejemplo, Volvo ha reprogramado la unidad de control electrónico del motor 1.6D, ha variado algunas relaciones del cambio –3ª, 4ª y 5ª son más largas–, ha incorporado un aceite de baja fricción a la transmisión, ha retocado la servoasistencia de la dirección y ha mejorado el sistema de refrigeración. En lo que se refiere a la aerodinámica, el C30 Efficiency presenta unos paragolpes rediseñados, algunos paneles especiales en los bajos y un novedoso alerón posterior que remata el techo. También se ha rebajado la altura de la carrocería, se han montado unos neumáticos de última generación que ofrecen menos resistencia a la rodadura y hasta se ha variado la forma de las llantas de 16 pulgadas para optimizar el conjunto.Con todos los cambios mencionados, la versión especial del Volvo C30 consigue una reducción de más de 0,4 l/100 km en el consumo medio frente al C30 1.6D convencional que anuncia un gasto ponderado de 4,9 litros. Se trata de un registro que supone también una reducción de las emisiones contaminantes, que en esta versión se sitúan por debajo de los 120 g/km –el modelo de serie se sitúa en 129 g/km–. Esto quiere decir que, con la ecotasa anunciada por el Gobierno para el año 2008, se prevé que este modelo, de salir al mercado, no tendrá que pagar impuesto de matriculación. Al margen de este prototipo que hemos podido ver en el Salón de Frankfurt, la marca sueca espera poner a la venta en 2008 un C30 1.6D de 105 CV con un consumo medio inferior a los 4,5 l/100 km.El último Salón de Frankfurt también ha sido testigo de la presentación de un prototipo híbrido de la casa Volvo, el ReCharge. El concepto, basado en el C30, anuncia una autonomía de 100 km utilizando sólo la batería y dispone de un motor Flexifuel como energía adicional para mover un generador y así recargar las baterías sin conexión mecánica entre el motor y las ruedas.El motor Flexifuel se pone en marcha automáticamente cuando se ha utilizado el 70 por ciento de la energía de la batería para conservar la capacidad de la misma, aunque el conductor también puede encender el motor de combustión a voluntad. Una carga completa –en el enchufe de casa– tarda 3 horas, pero como la curva de carga es progresiva podría acumular energía en una hora para conducir unos 50 kilómetros.