Volkswagen se prepara para la directiva europea de reciclaje de vehículos

A pesar de que hasta 2007 no será obligatorio que los fabricantes asuman en su totalidad el gasto que supone el reciclado de los vehículos, Volkswagen ya ha preparado un plan para adaptarse a la directiva europea que contempla esta medida.

Volkswagen destinará unos 83.000 millones de pesetas para cumplir la directiva de la Unión Europea sobre reciclado de vehículos, la conocida como ELV (end of life vehicles). Según esta norma, en 2007, los fabricantes automovilísticos deberán ocuparse de la totalidad del coste que suponga el reciclado de sus coches. En cuanto a los nuevos, deberán contar con un 85 por ciento de sus componentes construidos en materiales reciclables.
Se prevé que la aplicación de esta normativa tendrá un coste anual para los constructores automovilísticos de unos 360.000 millones de pesetas, teniendo en cuenta que el coste por unidad está en torno a las 30.000 pesetas y que cada año son 12 millones los vehículos deshechados en Europa.
La cantidad que destinará a la adecuación de sus sistemas de construcción BMW está en torno a 41.000 millones de pesetas. La cifra que ha previsto DaimlerChrysler está entre 25.000 y 33.000 millones de pesetas.
Otros constructores europeos, sin embargo, esperarán al año que viene para comenzar a tomar medidas para adaptar sus sistemas a la ELV.
Por el momento, la directiva europea es la más estricta en la materia, aunque se espera que en Estados Unidos también se ponga en marcha una ley de parecidas características.