Volkswagen reduce a la baja la previsión de beneficios para 2002

La crisis que padece el sector automovilístico también acecha al mayor fabricante europeo. La reducción de los beneficios netos, así como el descenso del nivel de ventas en un 8,4 por ciento -todo ello durante el primer semestre del año- han obligado a Volkswagen a disminuir en un 9 por ciento la previsión de beneficios para el ejercicio 2002.

El Grupo Volkswagen ha reducido en un 9 por ciento sus previsiones de beneficios antes de impuestos para el conjunto del ejercicio 2002, situándolas ahora en 4.000 millones de euros (665.000 millones de pesetas). El pronóstico inicial era obtener un total de 4.400 millones de euros (unos 730.000 millones de pesetas) a lo largo del año, según ha asegurado el presidente de la compañía, Bernd Pischetsrieder (en la foto).

La debilidad generalizada de la economía mundial ha sido uno de los principales factores que han obligado a la firma alemana a revisar sus cálculos. Pero no ha sido la única causa, ya que la falta de impulso en las ventas, la escasa facturación en los seis primeros meses del año y el descenso de los beneficios netos también han contribuido a tomar esta decisión.

El grupo germano, el mayor fabricante automovilístico europeo, ha reducido sus ganancias netas un 3,5 por ciento durante el primer semestre de 2002, en comparación con el mismo período de 2001; en concreto, el beneficio se ha situado en los 1.400 millones de euros (230.000 millones de pesetas).

Sin embargo, la compañía alemana ha querido destacar la mejoría experimentada en los resultados del segundo trimestre del año, respecto a las cifras obtenidas durante los tres primeros meses de 2002. El programa de reducción de costes llevado a cabo por la empresa ha logrado incrementar los beneficios netos en un 24,4 por ciento, en comparación con el mismo período del ejercicio precedente.

A pesar del descenso en las ganancias previstas para este año, los resultados semestrales de Volkswagen han superado los pronósticos realizados por los analistas y han permitido que las acciones del Grupo subieran un 4,23 por ciento en la bolsa de Franckfurt.

Baja el volumen de negocio
La decisión de reducir la previsión de beneficios para este ejercicio ha demostrado que la crisis económica que atraviesa el sector automovilístico también ha afectado al consorcio alemán. Volkswagen ha disminuido en un 3,2 por ciento el volumen de negocio durante los seis primeros meses de año.

Además, a lo largo de este mismo período, las ventas de vehículos de la compañía han descendido en un 8,4 por ciento, alcanzando las 2.495 unidades. La mayor caída se ha situado en el mercado brasileño, donde las operaciones se han reducido en un 21 por ciento.

Como consecuencia de los malos resultados, el fabricante automovilístico ha decidido disminuir la producción hasta los 2,55 millones de vehículos.