Volkswagen recorta sus inversiones

No son buenos tiempos para Volkswagen. Durante los últimos siete trimestres, los beneficios no han dejado de caer y, actualmente, la marca no gana dinero con su negocio automovilístico. Así, la compañía ha decidido un nuevo recorte en sus inversiones, que descenderán un 11 por ciento.

El primer fabricante de vehículos europeo no atraviesa por su mejor momento. Tras unas tensas negociaciones con los sindicatos alemanes, que han obligado a pactar una congelación salarial para la plantilla de 28 meses, Volkswagen acaba de anunciar que sus inversiones hasta 2008 se reducirán un 11 por ciento. Llegarán a los 41.600 millones de euros. De esta cantidad, 31.000 millones se destinarán al desarrollo de automóviles. La mayor parte se la llevarán el nuevo Passat, el Audi A6 y la familia del Golf. A lo largo de los próximos cuatro años, la firma ha planeado sacar al mercado 40 nuevos modelos y variantes. Su objetivo es ocupar “nichos" y recuperar la cuota perdida.

En 2004 y 2005, las inversiones en el área de automóviles descenderán un 6 por ciento, hasta los 11.800 millones de euros, con el fin de reducir costes y hacer frente a la caída de la rentabilidad. De momento, la marca no ha desvelado qué países quedarán afectados por esta medida, aunque se sabe que China será uno de ellos: la región asiática recibirá, a lo largo de los próximos dos años, 2.100 millones de euros, un 22 por ciento menos de lo previsto.No es la primera vez que se toma una decisión como ésta. Durante el ejercicio pasado, el consejo de vigilancia acordó una disminución del 10 por ciento en sus inversiones globales para el período 2003-2007. Con el nuevo descenso, la marca situará su ratio de inversión por debajo del siete por ciento de su facturación, una meta contemplada en el plan de reducción de costes For Motion.Por otra parte, la marca ya ha puesto fecha a la incorporación de Wolfgang Bernhard, el ex–“número dos" de Chrysler, como nuevo miembro de la presidencia de la división Volkswagen dentro del consorcio alemán. Ésta engloba, además de la compañía germana, a Skoda, Bentley y Bugatti. Bernhard, con fama de experto en recortar costes, ocupará su puesto el próximo 1 de febrero. Al principio no tendrá una función concreta, aunque gestionará la automovilística a comienzos de 2006.Jens Neumann, miembro de la presidencia de la compañía y responsable de estrategia, tesorería, derecho y organización, abandonará su puesto. Sus competencias serán divididas entre el actual presidente financiero, Dieter Poetchs, y el presidente del consorcio, Bernd Pischetsrieder.