Volkswagen pide subvenciones a la Generalitat para "audizar" Seat

La reunión mantenida por el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, con la cúpula directiva del Grupo Volkswagen ha servido para que los alemanes soliciten una serie de ayudas para Seat para "audizar" la marca española.

El actual presidente del Grupo Volkswagen, Ferdinand Piëch, y su sucesor a partir de abril de 2002, Bernd Pischetsrieder, han solicitado al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, con el que se reunieron ayer, una serie de inversiones en la marca española con el fin de cambiar la orientación comercial de la misma.

El deseo de la cúpula del consorcio alemán es el de convertir a Seat en la Audi del Mediterráneo, algo parecido a lo que ha hecho Fiat con su marca Alfa Romeo, pero con precios más accesibles para el usuario.

Seat tiene ya realizado un estudio que señala que va a invertir 50.000 millones de pesetas en el desarrollo y fabricación de un modelo deportivo de un segmento más alto de los que actualmente produce. Según fuentes de la propia marca, esta inversión sería autofinanciada.

Pujol también pide
La Generalitat, por medio de Pujol y del conseller de Industria, Antoni Subirà, ha buscado en su cita alemana un compromiso para que se siga apostando por la filial española, que emplea un total de 15.000 personas en Cataluña.

Según Pujol, el futuro de Seat "pasa por la fabricación de nuevos modelos", aunque se ha mostrado confiado respecto a la marca, porque, a su juicio, "no corre peligro".

Uno de los temas que más preocupa al presidente de la Generalitat es quién será el próximo presidente de Seat, habida cuenta de que el actual, Bernd Pischetsrieder, abandona el cargo en abril del año próximo.

Según Pujol, el nuevo máximo responsable de Seat debe ser "alguien que se juegue el tipo por la marca" y "ha de vivir en Barcelona o en Cataluña". Ante la evidente referencia al actual presidente de Seat, Pujol ha matizado que "Pischetsrieder también se jugó el tipo por Seat", a pesar de las limitaciones de tiempo, ya que este ejecutivo "estaba en péctore" para asumir la presidencia del grupo Volkswagen.