Volkswagen llama a revisión a 44.000 Touran

Un total de 44.000 Volkswagen Touran tendrán que pasar por los talleres en todo el mundo: la marca acaba de realizar una llamada a revisión para subsanar un posible defecto en el volante del embrague de este modelo.

El cambio de doble embrague DSG llega al Touran
El cambio de doble embrague DSG llega al Touran

Volkswagen ha llamado a revisión a 44.00 unidades de su modelo Touran, con el fin de corregir un posible defecto en el volante del embrague, según ha comunicado la empresa.Al parecer, el fallo afecta a los vehículos equipados con el motor 2.0 TDI, con un cambio de seis velocidades. Esta irregularidad puede provocar fuertes ruidos y dañar el embrague. Como consecuencia, el coche podría llegar a pararse.Las unidades afectadas por este problema han sido producidas entre 2004 y 2005 y se han comercializado en varios países.Las aguas se han calmado relativamente en la factoría navarra de Volkswagen: tras los paros de cuatro horas que se han llevado a cabo hoy (y que han provocado que se dejaran de fabricar 600 vehículos, la mitad de la producción diaria), el comité de empresa ha decidido desconvocar la movilización prevista para el día 28 de junio.Jesús Sánchez-Bruna (UGT), presidente del comité, ha indicado que el motivo de esta medida es que no creen que sea posible “concretar nada en las negociaciones del convenio antes de San Fermín. En agosto, la fábrica tiene tres semanas de vacaciones, por lo que las reuniones podrían trasladarse a septiembre. No queremos que la plantilla haga un esfuerzo innecesario", ha añadido.En todo caso, no se tomará una decisión definitiva hasta ver cómo transcurren los encuentros que se celebrarán la semana que viene. En ellos, la dirección y los representantes de los trabajadores tratarán sobre la jornada y los salarios, sobre las condiciones de trabajo, el empleo y las jubilaciones y sobre la salud laboral, los aspectos sociales y el medio ambiente.Por el momento, según ha asegurado Bruna, no se han producido avances, ya que la dirección insiste “en las medidas de flexibilidad y en lo que ello conllevaría, algo que no ha concretado, pero que supondría que nos paguemos esos días que se dejen de trabajar por motivos de producción". De todas formas, el presidente del comité ha reconocido que la multinacional está “dispuesta a dialogar y a buscar otras fórmulas".El secretario general de CCOO, José María Fidalgo, ha señalado hoy que no hay que confundir “flexibilidad con desregulación", ya que “tiene que haber regulaciones", según ha indicado. Fidalgo ha respondido así a las declaraciones del presidente de la CEOE, José María Cuevas, quien ha asegurado que la patronal no está dispuesta a que se incluya más rigidez en el mercado laboral, ni siquiera a cambio de una reducción de las cotizaciones sociales. Asimismo, el secretario general de CCOO ha recordado que España no tiene un problema de flexibilidad, sino de competitividad, lo que afecta a la calidad del empleo.