Volkswagen garantiza su producción en Navarra para 2002

Los trabajadores de Volkswagen en Navarra respiran un poco más aliviados: la compañía les ha garantizado que no habrá reducciones en la cifra de coches que se les ha encargado producir este año. Aun así, el Comité de Empresa ve un futuro difícil.

Volkswagen garantiza su producción en Navarra para 2002
Volkswagen garantiza su producción en Navarra para 2002

Pase lo que pase este año, la fábrica de Volkswagen en Pamplona seguirá con sus planes y ensamblará las 273.700 unidades del Polo que había previsto construir.

Esta noticia la recibió ayer mismo el presidente del Comité de Empresa de la fábrica, Esteban García, en una reunión con la Dirección para discutir el calendario laboral de 2002.

Esto, que, a priori, es una buena noticia, está bastante matizado, según García. Se mantendrá la producción, pero no se aumentará el ritmo de trabajo. No sólo eso, sino que se reducen en 12 los días laborables. Hasta ahora, el convenio de la fábrica estipulaba que cada trabajador debería acudir a su puesto un total de 10 sábados anuales para mantener el ritmo productivo. La Dirección asegura que no utilizará esos sábados durante 2002. Además, la planta se cerrará dos días enteros para ajustar la producción. En total, 12 días menos de trabajo.

Lejos de alegrarse por estas "vacaciones", los 5.000 empleados de la factoría se preocupan. Mientras otros centros del Grupo no dejan de incrementar su velocidad de trabajo, la suya retrocede o, al menos, se estanca. Se paralizan también las contrataciones previstas.

"Es preocupante lo que sucede con la orientación que la Dirección intenta dar a este centro a dos o tres años vista en lo concerniente a la producción y la previsión de plantilla", alertan en UGT.
Se plantean en el sindicato dos escenarios que califican de graves: la posibilidad de que el Polo no se venda tan bien como se esperaba, que ya "sería un grave problema"; y una coyuntura de buenas ventas, crecimiento de otras plantas y retroceso en la de Pamplona, lo cual "sería más grave y requeriría una reflexión sobre la situación real de la fábrica dentro del Grupo".

El Comité de Empresa, controlado por UGT, cree que ha llegado la hora de trabajar y, sin oponerse frontalmente, rechaza el planteamiento de la Dirección de la fábrica en lo tocante a la reducción del trabajo.

Los mejores vídeos