Volkswagen dividirá sus marcas en "conservadoras" y "deportivas"

El nuevo presidente del grupo Volkswagen, Bernd Pischetsrieder, ha indicado que una de sus prioridades a la hora de tomar el mando del consorcio alemán será la de definir y posicionar las diferentes marcas de Volkswagen.

Pischetsrieder, que tomará posesión de su nuevo cargo en abril del próximo año, ha indicado que sus prioridades en este momento son las de cumplir con su función como presidente de Seat y vicepresidente de Calidad del grupo Volkswagen. A pesar de ello, Pischetsrieder ya ha elaborado un plan en el que divide las siete marcas del grupo Volkswagen en dos áreas.

Así, Skoda, Volkswagen y Bentley se enclavarían en el llamado ámbito de las marcas "conservadoras", mientras que Seat, Audi, Lamborghini y Bugatti estarían en el grupo de las marcas deportivas.

Las llamadas "conservadoras" pondrán el énfasis en valores como la practicidad, la durabilidad y la fiabilidad. Las marcas con carácter más deportivo harían hincapié en el diseño y prestaciones "racing"

El próximo presidente del consorcio alemán lo tiene claro."Lo más importante para un cliente a la hora de comprar un coche es lo que se percibe de ese automóvil".

Pischetsrieder ha indicado que Volkswagen conseguirá vender vehículos que comparten plataformas y módulos, como es el caso de algunos modelos de Seat, Skoda, Volkswagen y Audi, gracias a que cada uno de esos automóviles va dirigido a un público específico.

El actual presidente de Seat ha tenido tiempo también para referirse a la marca que aún dirige. "Seat debe ser la marca deportiva que esté enclavada por debajo de Audi. Debemos tener cuidado de no entrar en competencia con ella".

Pischetsrieder ha negado que se vayan a fabricar modelos de mayor tamaño que el actual Toledo y también ha dejado claro que por el momento no van a introducirse modelos de la marca española en el mercado norteamericano, donde ya está presente con Volkswagen, Audi, Bentley, Lamborghini y en el futuro con Bugatti..

Por otra parte, el consorcio alemán está planeando reducir en Alemania en 400 el número de sus concesionarios y talleres, hasta los 2.300. Con esta medida, se pretende aumentar el volumen de ventas medias y de servicio por concesionario para fortalecer su capacidad financiera.