Veintitrés detenidos en una amplia operación antidroga en Castellón

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a veintitrés personas en la provincia de Castellón en una amplia operación antidroga contra dos conocidos clanes familiares que se ha saldado también con la incautación de dos kilos de cocaína, cien gramos de heroína y varias armas de fuego.

Según informa la Policía, se ha logrado así desmantelar un grupo criminal de narcotraficantes ramificados en Castellón, Almassora y Benicarló, con su centro de operaciones en el barrio del Perpetuo Socorro de la capital de la Plana, dándose por desarticulada tanto la red de tráfico al por mayor, como la que se dedicaba al menudeo.

Los arrestos se han desarrollado en cuatro fases y ha conllevado nueve registros domiciliarios en los que además de las detenciones, se incautaron cien gramos de heroína, balanzas, una prensa y sustancias para 'cortar la droga', un revólver sustraído, nueve escopetas y unos 800 cartuchos.

También han aprehendido tres vehículos de gran cilindrada, una pistola eléctrica Táser, dos prensas cilíndricas, tres televisores y balanzas de precisión.

De los nueve registros domiciliarios, cinco se realizaron en la ciudad de Castellón -tres en el grupo Perpetuo Socorro, uno en la zona de la universidad y otro en las proximidades del Castalia- y el resto se repartieron entre las localidades de Benicarló y Almazora.

Entre los detenidos se encuentran los supuestos miembros de dos conocidos clanes en la provincia, los cuales se habían fusionado para controlar el mercado tras el matrimonio de dos de sus miembros, quienes utilizaban como enclave logístico para la distribución el grupo Perpetuo Socorro.

Uno de los clanes estaba afincado en este barrio de Castellón, desde donde habían organizado todo un entramado en el que participaban todos los miembros del clan familiar.

En Benicarló se encontraba el abastecedor principal de toda la organización, quien hacía la distribución de cantidades medias de droga a la pareja para repartirla entre sus familiares en Castellón.

Según la Policía, el matrimonio acudía a su distribuidor, un hombre español de 38 años y con domicilio en Benicarló, para comprar cantidades medias de droga, que posteriormente distribuían entre sus familiares, quienes a su vez lo repartían entre varios domicilios de los clanes en Castellón para su venta en dosis.

Los detenidos tenían instalado su 'cuartel general' en Perpetuo Socorro, donde llegaba la droga para ser distribuida, y cuyas casas estaban provistas de chimeneas donde intentaron quemar la droga a la llegada de la Policía. En esa zona fueron detenidas diez personas en una primera fase.

En la segunda se detuvo al matrimonio cuando se dirigía en un vehículo 'lanzadera' a Castellón, lo que conllevó al posterior arresto de los ocupantes del automóvil que circulaba detrás con un kilo de cocaína de gran pureza, y de la detención casi simultánea en Benicarló de otras tres personas cuando intentaban huir con otro kilo de cocaína al percatarse de la detención del primer vehículo.

Ya en la tercera fase del dispositivo se logró la localización y detención de tres personas pertenecientes a la rama del clan asentada en Benicarló.

El cierre de la operación se saldó con tres detenciones de personas dedicadas a la distribución de la droga en dosis directamente al consumidor, con los correspondientes registros de sus domicilios en Perpetuo Socorro y Almassora.

A los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal y a algunos de ellos también el de tenencia ilícita de armas; catorce cuentan con antecedentes policiales, destacando una de las matriarcas, ya que tenía dos órdenes de ingreso en prisión, ordenadas por la Audiencia Provincial, una de ellas por un delito contra la salud pública.

De los detenidos puestos a disposición de la Autoridad Judicial, ocho han ingresado en prisión.