Vehículos contaminantes, fuera del centro de Madrid

Todavía es un borrador, pero –de seguir adelante- aquellos que tengan un coche antiguo o un vehículo muy contaminante no podrán entrar en el centro de Madrid. No es la única propuesta que se estudia: aparcamientos sólo para madrileños, permisos de circulación por días...

Vehículos contaminantes, fuera del centro de Madrid
Vehículos contaminantes, fuera del centro de Madrid

Sobre la mesa de Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, están unas medidas que podrían cambiar por completo la circulación en la capital. Destaca la creación de una Zona de Baja Emisión. ¿Qué se esconde bajo ese nombre? Simplemente vetar el acceso al centro de la ciudad a los vehículos más contaminantes. Ya se apunta dónde, cuándo y cómo se realizarían estas prohibiciones. ¿Dónde? El cinturón de la M-30, el centro de la capital o el espacio entre la M-30 y la M-40 son algunas de las áreas a las que podría alcanzar esta prohibición. El diario El Mundo incluso adelanta que el epicentro sería la estatua de Cibeles: a partir de un radio de dos kilómetros desde esa rotonda no podrían pasar determinados vehículos. ¿Qué vehículos? En un primer momento, los vehículos pesados y los taxis de más de 10 años de antigüedad, así como los vehículos ligeros de mercancías de más de 12 años. Después, la prohibición se extendería a los vehículos pesados de más de 8 años, los taxis de más de 9 años, los vehículos ligeros de mercancías de más de 12 años y los turismos de más de 17 años. Los taxis están especialmente en el punto de mira del equipo de Ruiz-Gallardón. No olvidemos que, cada día, circulan por las calles de Madrid más de 15.000 taxistas. Así, estudian una especie de “plan renove" que facilite la adquisición de vehículos híbridos por parte de estos profesionales.¿Todos los días? No se sabe si se aplicarán estas prohibiciones todos los días o tan sólo cuando los niveles de polución sean altos. Esta última medida es la preferida por ciudades como París. Otras urbes encabezadas por México D.F. han establecido un sistema giratorio: según el número de matrícula se puede circular los días pares o los impares. En Madrid, se sabe que la contaminación es mucho peor en otoño y en invierno, sobre todo cuando las temperaturas son estables y no llueve ni nieva. También se conoce que los índices se disparan los miércoles y los jueves y que las horas más peligrosas se encuentran entre las 10.00 y las 14.00. ¿Cómo se controlará el acceso? Obviamente, no pondrán un detector de humos a la entrada de Madrid. Serán los agentes de policía los que controlarían la matrícula de los coches (y, por tanto, su antigüedad). En ciudades como Londres todos los conductores tienen que pagar un peaje para entrar al corazón de la City. Roma –por citar otro ejemplo- prefiere cobrar directamente más impuesto de matriculación a determinados modelos (si un vehículo normal paga 316 euros, un todo terreno puede llegar a pagar 1.000 euros). No sólo habrá más control a la hora de entrar en Madrid. Una vez dentro, muchos tendrán que “ganarse" el derecho a aparcar. Ruiz-Gallardón estudia que los vehículos de la gente que no viva en la ciudad paguen más en las zonas de aparcamiento reguladas por parquímetros. Para ello, estudian repartir distintivos a los coches de la capital. Quien tenga esos adhesivos pagarán la tarifa madrileña; el resto deberá abonar también un plus.

Contra el tráfico, cerrojazo
En Londres cobran un peaje por entrar a la capital, Madrid prohíbe la circulación los domingos festivos, en Tokio se obliga a tener garaje a todo aquel que se quiera comprar un coche... Te contamos cómo afrontan las grandes ciudades sus problemas de espacio.