Varias marcas europeas reorganizan su red de distribuidores en Japón

Audi y Citroën están reestructurando su red de distribuidores japoneses, mientras que Land Rover ofrecerá por primera vez en el mercado nipón una completa gama de modelos.

Algunos fabricante europeos han aprovechado el Salón de Tokio para desvelar sus planes de desarrollo en el mercado japonés.

A finales del año pasado, Audi se deshizo de todos sus distribuidores nipones. Desde entonces, la firma germana ha estado rediseñando su red de ventas con un único objetivo: definir mejor la identidad de la marca en Japón.

Según Fintan Knight, responsable del desarrollo de la red de distribución de Audi en Japón, "el sistema era muy complejo", ya que los vehículos se vendían a través de tres canales diferentes (en los concesionarios de Volkswagen, Toyota y en los exclusivos de Audi). "Ahora, necesitamos que Audi aparezca en el mercado como una marca mucho más representativa".

Actualmente, todos los automóviles de la firma germana se venden a través de concesionarios exclusivos Audi, que en muchos casos son antiguos proveedores que dedican una parte del espacio de la exposición al fabricante alemán. Actualmente hay 70, aunque se espera que esta cifra aumente antes de final de año.

La estrategia de Citroën
El fabricante francés está comenzando a hacerse con el control de Seibu, su distribuidor en Japón.

Los responsables de Citroën han afirmado que la marca gala "es la única gran firma que no está representada por su propio distribuidor en Japón. Hemos tenido una muy buena relación con Seibu durante 35 años, pero esto cambiará a partir del 1 de abril de 2002, cuando seremos nuestro propio importador y distribuidor".

La compañía francesa, que actualmente vende 1.300-1.500 vehículos anuales en el mercado japonés, espera doblar estas cifras durante el próximo año.

El Defender llegará a Japón la próxima primavera
Land Rover ha decidido llevar al mercado nipón su modelo Defender, un automóvil muy popular en Japón, a pesar de que sólo puede adquirirse como vehículo de importación.

Así, en la primavera del 2002 el Defender estará disponible en Japón por 7.540.000 pesetas, un precio más asequible que el actual.

Según uno de los portavoces de Land Rover, Christopher Ellis, "ha costado mucho tiempo conseguir la homologación japonesa para este vehículo", que sólo se comercializará con mecánica Diesel y transmisión manual.

La marca británica, que ya está presente en Japón con sus modelos Freelander, Discovery y Range Rover, planea vender 3.500 automóviles en el mercado nipón durante 2002, de los que 400 corresponderán al Defender.

Los mejores vídeos