Varapalo económico para DaimlerChrysler

DaimlerChrysler acaba de presentar los datos económicos de 2001 y, según reconocen ellos mismos, el varapalo es bestial: las pérdidas alcanzan los 700 millones de euros. Sumida en un proceso de saneamiento, la primera empresa por importancia en toda Alemania pierde apoyos; su principal accionista, el Deutsche Bank, ya ha anunciado que está dispuesto a vender su parte.

El mercado estadounidense se retrae y las empresas filiales (principalmente Chrysler y Mitsubishi) parecen ser un saco sin fondo. Si hace unos meses los analistas citaban a DaimlerChrysler como todo un ejemplo de saneamiento económico, los datos presentados por la multinacional demuestran que todavía tiene que atravesar un largo calvario.

En 2001, han obtenido unas pérdidas netas cercanas a 700 millones de euros (116.470 millones de pesetas), por lo que, por primera vez desde hace tres años, el gigante germanoestadounidense deberá recortar dividendos. Según ha anunciado su propio presidente, Jürgen Schrempp las acciones del grupo se fijarán en un euro, frente a los 2,35 euros actuales.

Con este panorama tan poco atractivo, su principal accionista, el Deutsche Bank, ha decidido que venderá todas sus participaciones, aunque, eso sí, esperará un poco a que la cotización se recupere.

La multinacional, que ya había anunciado el cierre de seis plantas y el despido de más de 6.000 empleados, deberá apretarse aún más el cinturón. El propio Schrempp ha reconocido que, para el año que viene, sus expectativas de crecimiento se reducen a la mitad (entre 5.500 y 6.500 millones de euros; entre un billón y 1,08 billones de pesetas).