Uruguay y Brasil prorrogan su acuerdo automovilístico

El retraso de la puesta en marcha de la Política Automovilística del Mercosur ha obligado a Brasil y Uruguay a prorrogar su acuerdo bilateral sobre el comercio de vehículos.

El día 1 de febrero debería haber entrado en vigor la Política Automovilística del Mercosur, pero una serie de problemas ha retrasado este trámite. Por ello, Brasil y Uruguay han decidido prorrogar su acuerdo bilateral para el sector.
Gracias a esta decisión, la industria del automóvil uruguaya podrá exportar 1.084 unidades a Brasil; esta operación había sido paralizada por el vacío legal en que se había incurrido por el retraso de la puesta en marcha del plan regional.
El retraso está motivado por diferencias de opinión entre los países miembros del Mercosur. El secretario de la Cámara de Uruguay, Óscar Ramos, ha afirmado que la Secretaría de Industrias de Argentina tiene una "actitud muy rígida"; además, ha añadido, este país "quiere limitar fuertemente el acceso a la producción automovilística de Uruguay".
Sin embargo, desde el Gobierno argentino se afirma que el retraso se debe a que "Uruguay, tras la suscripción del acuerdo, planteó su interés en revisar el listado anexo de autopartes, que, junto con los vehículos, conforman el ámbito de aplicación de la Política Automovilística del Mercosur".