Una policía municipal de 62 años fallece en Madrid tiroteada tras un atraco

Una policía municipal, de 62 años, ha muerto este mediodía en el distrito madrileño de Usera de un tiro en el tórax cuando ella y su compañero, que ha resultado herido, se bajaron del coche tras interceptar una furgoneta en la que huían dos atracadores.

La agente, que recibió un disparo en el tórax, es Carmen Muñoz Pérez mientras que su compañero, que recibió un tiro en un hombro y permanece ingresado en el hospital Doce de Octubre, es Santiago Lozano, de 52 años.

El suceso se produjo cuando los ladrones fueron avistados mientras escapaban en una furgoneta Citroën Berlingo de color gris tras cometer un robo en la oficina de Correos situada en el número cinco de la calle Eduardo Barreiros.

La patrulla de la Policía Municipal los obligó a parar interponiendo su vehículo frente al suyo, debido a la velocidad a la que viajaban, en el cruce de la calle de Eduardo Barreiros con la Avenida de los Poblados, a tan solo unos cientos de metros de la sucursal de Correos atracada.

Entonces, según ha explicado la delegada de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, Paz González, los ocupantes de la furgoneta 'directamente empezaron a disparar indiscriminadamente' contra los agentes.

Un disparo en el tórax ha causado la muerte de la policía municipal, que pereció en el lugar del tiroteo.

Tras los disparos, entre tres y cinco según los testigos, los atracadores huyeron en la furgoneta en dirección al distrito de Villaverde.

El Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación, y se ha desplegado un dispositivo de búsqueda para detener a la pareja.

Un portavoz de la Jefatura Superior de Policía ha explicado a Efe que según los testigos los atracadores tenían rasgos árabes e iban a cara descubierta.

Las primeras pesquisas apuntan a que los atracadores cometieron el robo en la oficina de Correos pertrechados con un arma de fuego, que podría ser una pistola o un revólver, y un arma blanca que dejaron en la oficina postal.

Los investigadores tratan de averiguar si alguno de los atracadores logró arrebatar en un forcejeo un arma de fuego a los agentes.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid han señalado además que por el momento se desconoce la identidad de los autores del tiroteo, aunque sí hay constancia de la del propietario de la furgoneta en que la huían los atracadores, cuya relación con el caso por ahora se desconoce.

A primera hora de la tarde, agentes de la policía científica han recabado pruebas en la sucursal de Correos donde se produjo el robo, donde han buscado huellas de los autores.

El cadáver de la policía municipal ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense para la práctica de la autopsia, que se va a hacer esta misma tarde, y esta noche será trasladado a la capilla ardiente que se instalará a las 22.00 horas en el Patio de Cristales de la plaza de la Villa.

Acudirán a la misma familiares, compañeros de la policía y autoridades, entre las que está confirmada la asistencia de la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y la de la alcaldesa de la capital, Ana Botella, que ha suspendido sus vacaciones y está previsto que acuda esta misma noche a la capilla ardiente.

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido suspender los actos que el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, y la delegada del área de Turismo y Vivienda, Paz González, tenían previsto para mañana en señal de duelo por la agente de la Policía Municipal.

Muñoz Pérez, con una dilatada experiencia, había ingresado en el cuerpo de la Policía Municipal en el año 1973 y pertenecía a la segunda promoción de mujeres.

Mañana por la mañana, tras el oficio religioso que tendrá lugar en la capilla ardiente, el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, le impondrá, a título póstumo, la Medalla de Plata al Mérito Policial.