Un superventas en EE.UU, en jaque por la nieve

El Taurus no se comercializa en España, pero Ford lo ha convertido en uno de los automóviles más vendidos en EE.UU. en los últimos años. Ahora, está en el punto de mira: han detectado que la sal que se echa en las calles nevadas rompía sus amortiguadores.

Un superventas en EE.UU, en jaque por la nieve
Un superventas en EE.UU, en jaque por la nieve

A la estadounidense Administración Nacional para la Seguridad en el Tráfico (NHTSA, en sus siglas en inglés) han llegado miles de quejas sobre el Ford Taurus. Más de 467.000 unidades están siendo investigadas, ya que los muelles de los amortiguadores se rompen fácilmente. Según avisan algunos propietarios, el problema es mayor en las ciudades del norte del país, donde echan habitualmente sal en las calles para combatir la nieve. El problema también se ha detectado en otros modelos, como el Mercury Sable (también de Ford). El fallo no ha provocado ningún accidente, pero la NHTSA avisa que, cuando el resorte del amortiguador trasero se rompe, puede perforar los neumáticos. También GM está siendo investigado por las autoridades estadounidenses. Han detectado un fallo en las luces de cambio de dirección de sus modelos Chevrolet Malibu, Oldsmobile Alero y Pontiac Grand Am (ninguno se vende en nuestro país). Según sus cálculos, más de 867.000 vehículos podrían estar afectados. La investigación se hace pública justo cuando ambas marcas han sufrido una caída espectacular de ventas. Además, las dos habían anunciado el fin de su política de descuentos: durante meses han vendido sus vehículos en los concesionarios a los mismos precios que ofrecen a sus propios empleados. Los fallos detectados por la NHTSA podrían suponer la puntilla a sus malos resultados. Septiembre ha sido un mal mes tanto para GM como para Ford. Sin embargo, sus rivales de origen japonés –Toyota, Honda y Nissan- han aumentado, incluso duplicado, sus matriculaciones en Estados Unidos.