Un organismo regulador francés, contrariado por la alianza entre Nissan y Renault

El regulador de la bolsa francesa COB no está de acuerdo con varios aspectos del acuerdo de intercambio de acciones entre los fabricantes Renault Sa y Nissan Motor Co, ya que los detalles de la transacción no están claros y podrían infringir la legislación gala.

El presidente de COB, Michel Prada, ha remitido un informe al máximo responsable de Renault, Louis Schweitzer, en el que se establece que los detalles de la transacción entre el fabricante francés y el nipón no están claros, según informa el diario galo Les Echos.

El documento también cuestiona los términos del intercambio de acciones, que podrían no seguir las leyes francesas. Michel de Virville, secretario general de Renault, ha contestado a estas acusaciones diciendo que las cuestiones que pone en duda el organismo regulador de la bolsa son "puramente técnicas y pueden ser resueltas".

Nissan y Renault anunciaron el pasado 30 de octubre un nuevo paso en su alianza, en el que la compañía japonesa compraría un 15 por ciento del constructor galo, mientras que éste aumentaría su participación en Nissan del 36,8 al 44,4 por ciento.

Ambos fabricantes planean formar una "joint venture" al 50 por ciento (Renault-Nissan BV), con el fin de coordinar la estrategia de su alianza. El acuerdo incluye varias cláusulas que permiten a cada empresa emitir nuevas acciones para evitar perder el control si un tercero adquiriese la otra compañía.

Los opositores a este compromiso argumentan que la estructura propuesta convertiría a Renault (una compañía con participación pública) en un "holding". Este aspecto ha sido el que ha provocado la ira del ADAM, un grupo de presión francés que representa a los accionistas minoritarios y sostiene que el plan vulnera los poderes de éstos.