Un juez pide que los conductores de ciclomotores pasen un examen

Para conducir un ciclomotor no hace falta superar ningún examen. Es suficiente con una licencia administrativa. Ahora, un juez critica esta situación en una sentencia que, a buen seguro, creará polémica.

El magistrado Santiago Vidal, titular del jugado de lo Penal número tres de Barcelona, acaba de sentenciar a Antonio Muñoz Serrano a pagar una multa de 120.000 pesetas y a la privación de licencia para conducir ciclomotores. El condenado se estrelló con un cuadriciclo, cuando circulaba borracho, el día 5 de julio de 1999.
En la sentencia contra Antonio Muñoz, el juez critica la regulación actual que permite conducir ciclomotores sin superar antes un examen de circulación. Es suficiente con una licencia expedida por la Administración Provincial de Tráfico. Santiago Vidal ataca la falta de previsión del legislador por la inexistente exigencia de requisitos de capacitación teórica y práctica para conducir estos vehículos, que son instrumentos potencialmente peligrosos para la integridad física de personas totalmente inexpertas en su correcto manejo, además de desconocedoras de las normas de seguridad y circulación básicas. Recuerda el juez que, según la ley, las autoescuelas deben proporcionar a los futuros conductores un mínimo de horas de formación teórica, pero no se exige nada para conducir un vehículo de menos de 50 centímetros cúbicos de cilindrada.
La sentencia señala también lo aterrador que resulta el número de accidentes de circulación provocados por los ciclomotores, sobre todo en las ciudades y entre la gente más joven. Por todo esto, el magistrado ha decidido enviar una copia de la sentencia a la Dirección General de Tráfico para que la estudie y determine si es preciso tomar medidas.