Un juez francés procesa a Volvo France por "homicidio involuntario"

La filial en Francia de Volvo, Volvo Automobiles France, ha sido procesada por posible homicidio involuntario a causa de un accidente mortal en el que estuvo implicado uno de sus vehículos.

Los hechos se produjeron el 17 de junio de 1999 en la localidad gala de Estrasburgo. Catherine Kohtz perdió el control de su Volvo 850 TDI al no responderle los frenos, se subió a la acera y atropelló a tres niños, con el resultado de la muerte de dos de ellos.
En un principio se sospechó que la conductora iba a a una velocidad excesiva, pero el peritaje solicitado por el juez confirmó el fallo en los frenos. Por su parte, Volvo France, con los documentos que tiene, ha indicado que "no estamos convencidos de la existencia de los supuestos fallos ni de que hayan causado un accidente". Volvo Car Corporation desea "reconstruir el accidente" para entender el "contexto técnico" y volver a evaluar la exactitud de las conclusiones y afirmaciones vertidas hasta el momento, por lo que necesita tener acceso al vehículo accidentado.
La marca de automóviles ha expresado su deseo de colaborar "activamente" con la justicia "con toda transparencia" para aclarar el asunto. El presidente de Volvo France, Dirk Pissens, ha anunciado que ha entregado al juez que lleva la causa "nuevos elementos" que deben ser analizados.

Los mejores vídeos