Un año más, la Generalitat congela los peajes

La Generalitat catalana ha decidido no tocar el IPC de las autopistas de peaje de su territorio hasta el año que viene. Para afrontar esa decisión, deberá hacerse cargo de una indemnización de más de 4 millones de euros.

La Generalitat de Cataluña ha acordado no revisar el IPC de los peajes de las autopistas hasta el año 2003. Esta decisión supondrá que las arcas catalanas deberán pagar a las concesionarias 4,20 millones de euros (699 millones de pesetas) como indemnización.

El grupo de trabajo, formado, entre otros, por el consejero de Política Territorial, Felipe Puig, está elaborando un nuevo modelo de concesión sobre las autopistas y ha decidido la mencionada medida. La decisión no es nueva en tierras catalanas, puesto que el año pasado la Generalitat hizo esto mismo y tuvo que pagar una indemnización de 6,61 millones de euros (1.100 millones de pesetas).

Si se aprueba el modelo de gestión de las autopistas que se está preparando, la Generalitat llevará a cabo importantes acciones: creación de calzadas laterales para la A-19 entre Mataró y Barcelona y gratuidad en los peajes de Rubí-Les Fonts y La Llagosta-Mollet para los vecinos de los municipios colindantes.

El borrador del nuevo modelo ha sido presentado ante los principales grupos de la oposición y ante los integrantes de la Declaración de Gelida, quienes creen que las rebajas de los peajes las acabarán pagando los ciudadanos a través de impuestos y han pedido que las concesionarias pongan algo de su parte, porque no desembolsan ni un céntimo para estas acciones.