Triay: 'El Rey es muy competitivo'

El máximo responsable técnico deportivo del equipo 'Bribón' desde 1996, Ignasi Triay, afirma que el Rey Juan Carlos es 'muy competitivo' y siempre hizo 'todo lo que estaba al alcance de su mano para ganar en los límites de la más estricta deportividad'.

En unas declaraciones a la Agencia Efe, Triay hizo balance de su experiencia en el 'Bribón', a cinco días de la última regata del velero, en el Trofeo Conde de Godó-Ciutat de Barcelona, que comienza el próximo día 12 y concluye el 17.

'Ser tripulante del 'Bribón' no es fácil. De entrada, el Rey Juan Carlos es muy competitivo. Fue uno más en la tripulación y siempre hizo todo lo que estaba al alcance de su mano para ganar en los límites de la más estricta deportividad', ha señalado.

El navegante mallorquín dice que, 'aunque parezca curioso', aún no se ha planteado que la regata de Barcelona vaya a ser la última de la saga del 'Bribón', el velero del armador barcelonés José Cusí cuyo patrón ha sido durante 35 años el Rey Juan Carlos.

Con vistas al cierre de la singladura del barco en la vela de alta competición, Triay asegura que sólo le importa 'lograr un buen resultado' en la prueba de Barcelona para poder brindarlo a Cusí.

'Llevamos una temporada ascendente, venimos de ganar la Copa del Rey y el Trofeo de Cartagena, podemos acabar en el podio del Circuito MedCup y mi objetivo es ahora ganar en Barcelona', añadió.

Triay, nacido en Ciudadela hace 51 años (14/9/1960), llegó al 'Bribón' en 1993 como responsable de mantenimiento y en noviembre de 1996 Cusí le nombró 'project manager' (director-técnico deportivo) del equipo en sustitución de Lorenzo Bortolotti.

'Mi trabajo en el 'Bribón' acabará en Navidad cuando se desmonte la base del equipo y quizás entonces empiecen a pasar por mi mente estos 18 años en el barco', agrega Triay al hacer balance y rememorar el palmarés de la saga: seis Copas del Rey, dos Sardinia Cup, doce Copas de España, 11 trofeos Conde de Godó, una Copa de la Reina y tres trofeos Príncipe de Asturias, entre otros.

'Ahora mismo, de todos estos años guardo dos momentos buenos: el primero, cuando el Rey, José Cusí y el malogrado Alfonso Bacquelaine (expatrón del barco, fallecido en 1998) me comunicaron que iba a ser el 'project manager' del equipo. El segundo, las tres temporadas del 'Bribón' XI (2000-2002), aquel Farr 52 con el que se ganaron catorce títulos, casi todo lo que era posible ganar con un barco de regatas'.

El velero actual, que hace el número 15 de la serie que comenzó en 1972, es el primero que no es de nueva construcción. El barco es un Tp52, ex 'Matador', del armador argentino Alberto Roeemmers, construido en 2009 en Alginet (Valencia).

Al hablar del nivel competitivo del velero, Triay afirma que es un barco que 'no se ha rendido nunca ante nadie y siempre ha querido competir contra los mejores, siendo respetuosos con los rivales, tanto en las victorias como en las derrotas'.

'Navegar en el 'Bribón' me ha dado también la oportunidad de navegar con los mejores patrones del mundo y ningún tripulante que ha estado a bordo del barco ha olvidado nunca su paso por él y se ha sentido orgulloso de formar parte de este equipo', añade Triay.

Ha concretado que 'yo sé lo que es estar una temporada como el 2009 sin ganar y ver a la tripulación sin queja alguna, luchando contra todo para conseguir ese anhelado triunfo. Es cierto que siempre existen tensiones internas, pero en el 'Bribón' jamás se han transcendido de puertas afuera'.

De los malos momentos pasados, se queda con dos: las de las colisiones sufridas, la primera en el 2006 con el 'Santa Ana' y la segunda en el 2010 con el 'Audi A1'.

'Son momentos muy duros y temes por todo; es difícil de entender para quien no está a bordo', agrega Triay, que reconoce que se ha entregado totalmente al 'Bribón', quizás más que a su propia familia.

En esta última temporada, con la retirada ya anunciada, Triay lamenta que 'desde ciertos entornos' su victoria en la Copa del Rey de este año, por ser su última Copa y el 30º aniversario de la Copa, se viera como un producto de la 'benevolencia' de sus rivales.

'Por esto le di tanto valor al triunfo del pasado mes en Cartagena en el Circuito MedCup porque en la vela nadie te regala nada, ni un sólo punto, y ganar en Cartagena dio más valor al triunfo en la Copa del Rey'.

Triay reitera que el objetivo de la tripulación es 'lograr el mejor resultado posible en Barcelona' y subraya que, cuando acabe la regata, la tarde del día 17, ya empezará a pensar en sus emociones personales. 'Ahora sólo deseo que el 'Bribón' dejé su pabellón lo más alto posible en su última singladura'.

El anuncio de la última singladura del 'Bribón' en la vela de alta competición fue hecho por Cusí a Efe en mayo pasado. El armador precisó que el nombre seguiría en unidades más pequeñas.

'Eso no significa que vayamos a dejar de navegar, pero si seguimos ya será en barcos más tranquilos. A nuestra edad competir en un Transpac52 es ya todo un riesgo por la gran exigencia física que se precisa, pero la afición no se pierde nunca', dijo Cusí, de 77 años, al referirse a él y al Rey Juan Carlos.

El pasado 6 de agosto, Don Juan Carlos saludó cariñosamente a Cusí, su tradicional compañero de navegación, al hacerle entrega en Palma de la Copa del Rey que le acredita como vencedor en la categoría IRC A, un trofeo que el campeón ha brindado al monarca cuando posaba junto a su tripulación para los fotógrafos.

Cusí declaró después que Don Juan Juan Carlos le dijo que era una suerte que no estuviera a bordo 'porque se pondría a llorar de la emoción'.