Toyota Yaris 2005

Como el niño que se negaba a crecer, el Yaris no se ha dejado llevar por la corriente que impera en su segmento; sólo se ha “estirado" lo justo para adaptarse a su nuevo diseño. Mejores materiales, un habitáculo muy original y motores potentes completan la oferta del pequeño de Toyota.

Toyota Yaris 2005
Toyota Yaris 2005

El nuevo Yaris emplea una plataforma totalmente nueva que, según Toyota, aumenta la rigidez de la carrocería en un 50 por ciento. Además, la geometría de la suspensión delantera –con esquema McPherson- acaba de estrenarse: la barra estabilizadora se conecta al puntal mediante una rótula y los amortiguadores tienen un diámetro mayor. En el eje posterior se emplea una barra de torsión en forma de “V" invertida, que elimina la función de la estabilizadora. Toyota anunciaba un mayor aplomo y un perfecto compromiso entre la eficacia y el confort, pero, ¿sería cierto?Nuestra toma de contacto con el modelo, que transcurrió por las enrevesadas carreteras existentes entre Niza y Mónaco, nos dio la oportunidad de sacar lo mejor del Yaris, que se adentra sin titubeos en las curvas y se muestra noble hasta en las situaciones difíciles (vimos hielo y mucha humedad en la calzada). Su comportamiento ha mejorado respecto a la versión anterior, ya que se muestra más aplomado, pero, si bien la carrocería se inclina menos, no llegaremos a sentir una confianza total. Quizá estábamos influenciados por el escenario, ya que tuvimos la oportunidad de pasar por el mítico trazado que discurre entre las calles de Montecarlo y, claro, pretendíamos sentirnos como el mismísimo Jarno Trulli. Eso sí, en la ciudad, pocos ganaban al más pequeño de la gama Toyota, ágil y muy vivo.- El nuevo Yaris cuenta con un sistema de dirección asistida mediante un motor eléctrico similar al del Avensis. Ahora, transmite mejor lo que ocurre entre las ruedas y el asfalto.
- A pesar del aumento en la longitud del coche, el Yaris posee un radio de giro aún más corto que en la anterior generación: 4,7 metros.
- El tamaño de los discos de freno también se ha incrementado y, según Toyota, están entre los mayores del segmento. En el eje delantero, se emplean discos ventilados de 258 milímetros de diámetro, mientras que en el tren trasero se utilizan (opcionalmente) discos de 278 milímetros.
- Para mejorar el confort, la marca ha intentado reducir el ruido y las vibraciones al mínimo. En lugar de emplear materiales aislantes, ha decidido utilizar otros que “absorban" y disipen la rumorosidad. Además, el esquema de montaje del motor es distinto (emplea dos puntos de anclaje, en lugar de tres) y las pruebas en el túnel de viento se han extendido a lo largo de 1.000 horas. Cierto es que no aparecen muchos ruidos aerodinámicos, pero la mecánica, como veremos enseguida, sí transmite su rumor al habitáculo. De momento, el Yaris estará disponible en nuestro país con dos motores. El primero de ellos es el 1.3 VVT-i que ya estaba presente en la gama. Cuenta con 87 CV que, en teoría, deberían bastar para mover con soltura los apenas 1.000 kilos del modelo, pero depende de la transmisión a la que esté asociado. Tuvimos la oportunidad de probarlo junto a la caja de cambios Multimodo de Toyota, una transmisión manual robotizada muy cómoda, pero lenta en los trayectos por las carreteras reviradas. En estos casos, lo mejor es llevarla en el modo “manual" y gestionar nosotros mismos el paso de una marcha a otra. No será difícil habituarnos, ya que contaremos con cinco relaciones, igual que en la caja normal, aunque no podremos disfrutar de la fuerza que posee el motor, muy puntiagudo.El grueso de las ventas (más del 60 por ciento, según los cálculos de Toyota) será para la mecánica Diesel D-4D de 1,4 litros. Es el mismo propulsor de aluminio que ya estaba presente en el modelo, pero se ha mejorado para que llegue hasta los 90 CV. Así, la presión de inyección del “common-rail" ha subido hasta los 1.600 bares, mientras que los inyectores de 6 orificios atomizan mejor el combustible. Se trata de un propulsor voluntarioso y elástico, que nos ha gustado desde el primer momento. Además, la caja de cambios manual –también mejorada- nos permitió gestionar con precisión la fuerza que ofrece, por lo que nos resultó más sencillo encontrar un ritmo ágil en las zonas complicadas.Parejas jóvenes, matrimonios cuyos hijos ya no viven en casa, urbanitas… Todos ellos son el público objetivo del nuevo Yaris, que llegará en enero a los concesionarios. Durante su primer año de comercialización, debería alcanzar unas ventas de 10.000 unidades, el doble que las actuales.

Los mejores vídeos