Toyota se inspira en la Fórmula Uno

En 2002, Toyota debutarán en la Fórmula 1. Antes de que se produzca ese acontecimiento, los ingenieros japoneses ya se inspiran en la gran competición y lanzan un radical MR2.

La categoría máxima del automovilismo ha puesto a hervir las cabezas de los diseñadores de Toyota. Inspirados por los monoplazas que dibujaron para la escudería, han tomado su MR2 y lo han transformado en un vehículo radical de nuevo cuño. El concept car que han creado es un roadster biplaza con tremendas tomas de aire delanteras, enormes branquias laterales y neumáticos que recuerdan bastante a los que se utilizan en la Fórmula 1.

El motor que anime esta belleza mecánica será un rabioso cuatro cilindros que cubica 1.8 litros y rinde 255 CV. El coche va pintado en rojo y blanco, los colores que Toyota lucirá en la competición. La división alemana de la firma sería la encargada de producir este exquisito automóvil en caso de que llegue a producirse.