Toyota podría no sufrir una caída de su producción anual, pese al terremoto

La producción mundial de Toyota Motor, el primer fabricante de vehículos del mundo, puede alcanzar este año fiscal un volumen similar al de 2010 gracias a la pronta reparación de fábricas de componentes afectadas por el seísmo del 11 de marzo.

Pese a los importantes cortes en el suministro de componentes que trajo la catástrofe que azotó al noreste de Japón, el gigante del motor nipón podría fabricar un volumen de vehículos similar a los 7,16 millones producidos durante el año fiscal 2010, que en Japón concluyó el pasado marzo, informa hoy el diario Nikkei.

Según los últimos datos publicados ayer por la Asociación de Distribuidores de Automóviles nipona, debido a los efectos del desastre la producción doméstica de Toyota en abril cayó un 78,4 por ciento interanual, hasta los 53.823 vehículos.

Sin embargo, el fabricante planea incrementar ya en junio su producción en Japón a cerca del 90 por ciento del volumen previsto antes del 11 de marzo, gracias a que los daños producidos por el tsunami y el terremoto en las fábricas de componentes han sido reparados mucho antes de lo esperado.

El fabricante de Aichi abrirá sus plantas durante más días y modificará los turnos en las cadenas de montaje, con lo que espera recuperar la normalidad operativa en agosto, y acelerar la manufactura al mes siguiente hasta lograr fabricar unas 14.000 unidades al día para diciembre.

También se espera que para finales de junio Toyota haya recuperado su nivel normal de producción en sus plantas de China y Europa, y que lo haga también en EEUU, su mercado más importante, antes de final de 2011, mientras que en países como Tailandia las fábricas ya recuperaron su rendimiento normal en mayo.

La producción de todo el grupo Toyota, que incluye a Daihatsu Motor y a Hino Motors, podría incluso superar el número de unidades fabricadas en 2010 dependiendo de los objetivos que proyecte para el último cuarto del año fiscal nipón, que va de enero a marzo.