Toyota le gana la partida a GM

Toyota está en el camino de convertirse en el primer fabricante de automóviles a nivel mundial. Su última maniobra ha sido hacerse con el 8,7 por ciento de Fuji Heavy Industries (FHI), que ha comprado a la estadounidense General Motors, su principal rival.

Los analistas del mercado no tienen lugar a dudas: el poder de Toyota es tal que puede afrontar una compra de tal magnitud, entre 700 y 790 millones de dólares, sin despeinarse y, de paso, echar una mano a su competidor más directo, General Motors. El acuerdo de compra se ha visto en Japón como un rescate a GM a causa de sus problemas financieros. El gigante norteamericano tiene el lastre de unos elevados costes fijos derivados de las pensiones y la asistencia sanitaria a sus empleados, con lo que sus cuentas no están nada boyantes.El próximo 12 de octubre se realizará el traspaso del 8,7 por ciento de las acciones, aunque se sospecha que GM no tardará mucho en deshacerse del resto de títulos que posee en FHI, que ascienden al 20 por ciento.Fuji, famosa por fabricar los vehículos Subaru y por la excelencia de su investigación tecnológica, ha señalado estos días que su colaboración con GM no ha sido del todo satisfactoria, pues no había logrado sus metas en los ámbitos del desarrollo y las ventas, algo que, en gran medida, se había producido por la diferencia en la escala de producción entre ambas empresas. La compra, según el semanal económico nipón Nikkei, “podría indicar el comienzo de una nueva fase en el reagrupamiento global de la industria del motor, con una GM en retirada, cuya debilidad ya se vio al poner punto y final a su asociación con la italiana Fiat y en la reducción de su participación en la japonesa Isuzu de un 49 a un 8,4 por ciento". GM y Toyota, a pesar de su rivalidad, ya han acordado varias alianzas comerciales y de producción conjunta en los Estados Unidos y en el desarrollo de nuevas tecnologías. Incluso, la marca japonesa elevó sus precios en el mercado norteamericano en un movimiento destinado a que GM no perdiera competitividad.A pesar de que en 2004 las ventas de GM superaron a las de Toyota en 1,45 millones de unidades, se prevé que en el plazo de dos o tres años se cambiarán las tornas. Aunque Toyota todavía no se ha hecho con las acciones de Fuji, ya ha anunciado que se dispone a intercambiar componentes para la fabricación de automóviles híbridos. Así, Fuji Heavy Industries proporcionará baterías y, a cambio, Toyota entregará tecnología especial para este tipo de automóviles.Toyota ha visto cómo en los últimos meses ha sufrido una creciente demanda de vehículos híbridos, en concreto del modelo Prius, que ha coincidido con el alza de los precios del petróleo. Para el año que viene, Toyota planea lanzar más vehículos híbridos bajo la marca Lexus, por lo que necesita asegurarse componentes básicos y proveedores de los mismos.